martes, 29 de diciembre de 2009

El enemigo a combatir es la violencia.

“La Violencia contra las mujeres es la manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres”. Convención Belém do Pará, Brasil, 9 de junio de 1994.




La aprobación de la Ley integral contra la violencia de genero y su aplicación ha permitido avanzar en la erradicación de las conductas de violencia hacia las mujeres pero también ha puesto en pie de respuesta, por no decir de guerra, no sea que alguno se me moleste, a algunos hombres que no están dispuestos a que se vaya eliminando un sistema de valores patriarcales y dar así voz y poder de decidir a las mujeres que están en situación de violencia. Son esos que últimamente leemos y escuchamos en diferentes medios de comunicación, cuestionando todo lo que ataca la posición tradicional del hombre. Vemos como en los momentos en que las mujeres toman el control de sus vidas, surge poco a poco una respuesta que deja ver una renovada estrategia de opresión masculina, respuesta minoritaria pero no por ello menos preocupante, ya que vemos como se adoptan comportamientos y se emiten mensajes que tienen como objetivo ultimo defender su posición de poder. 

“Cambiar para seguir igual”, como muy bien señala Miguel Lorente, al señalar que algunos hombres se han adaptado a la parte más superficial del discurso feminista, pero a su vez lo han reelaborado para mantener intacta su posición social. Ellos han cambiado, pero todo continúa igual, se quedan con una parte del discurso que les permite mantener su posición de poder; no critican el valor de la igualdad en sí, pero día a día cuestionan aspectos puntuales para ir poco a poco alterando ese mismo discurso. 

Hay un rasgo característico en la respuesta ante la violencia de género por parte de los hombres que utilizan estas estrategias y es que no se existe otro delito sobre el que se haya escrito más y se emitan tantas opiniones personales para dilucidar sobre la verdad o mentira de lo que dicen las víctimas, mujeres sobre las que estos nuevos ideólogos del machismo siembran siempre la sospecha de la duda cuando no la acusación de la falsedad. Y así, cada vez que alguien cuestiona la palabra de las mujeres ante una situación de violencia machista hace que afloren los reiterados mitos de que las mujeres son perversas y mentirosas por naturaleza y, por tanto, hay que poner en duda sus afirmaciones que, seguramente, persiguen otros intereses ocultos. 

Es por ello que ante todas estas opiniones que, cada vez con más asiduidad, leemos en artículos de opinión, blogs, etc...como las manifestadas hace unos días por un “colaborador habitual” del periódico asturiano La Nueva España que mas bien revelan su añoranza de épocas anteriores, o en la argumentación del artículo publicado por El País donde al autor E. Lynch le preocupa tanto que haya mujeres que puedan decir adiós como Julieta Venegas o Shakira cuando así lo decidan, es necesario seguir trabajando día a día en el cambio de valores y de mentalidades, relegando la misoginia a esos lugares antiguos donde debería haberse quedado. Quizás su pretensión y objetivo es que las mujeres una vez han superado el miedo a denunciar ahora tengan el miedo a ser consideradas mentirosas.  

No corren buenos tiempos para la igualdad, desde diferentes ámbitos se está haciendo una crítica profunda al discurso y al modelo de referencia sobre el que queremos avanzar para lograr una sociedad igualitaria y es ahora donde el papel de los gobiernos, las administraciones y los medios de comunicación adquieren un valor fundamental. Desde los gobiernos y las administraciones mediante el mantenimiento de las estrategias de apoyo a las mujeres, de espacios de ayuda y de acompañamiento en su toma de decisiones sobre su vida, su pareja, sus hijos y su futuro sin violencia. 









Y para los medios de comunicación que colaboren en la consecución de una convivencia en igualdad que difícilmente podremos lograr si en aras a la libertad de expresión se siguen facilitando espacios y tribunas a opiniones e ideologías de escaso talante democrático, opiniones carentes de todo rigor, sobre un tema que requiere de un especial cuidado en su abordaje y tratamiento mediático, ya que cuando se trata de abordar el problema de la violencia de género pueden suponer inseguridad y riesgo para las mujeres al poner en duda el propio concepto de igualdad.

lunes, 28 de diciembre de 2009

Sindrome de alienación parental y Puntos de encuentro. Nuevas formas de violencia.

Desde que las Naciones Unidas declararon el 25 de noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, cada año en torno a esta fecha, se suceden actos y tomamos una vez mas conciencia de los avances y también de los retrocesos que nos acompañan.
La fecha no es tomada al azar, sino que conmemora el asesinato de las hermanas  Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, dominicanas que lucharon contra la dictadura de Trujillo, quien fue el responsable de su asesinato. Cuentan que Trujillo obsesionado por Minerva y ante  el rechazo de ella, pues estaba en contra de su política, inició la represión y persecución de toda la familia. Para Trujillo las mujeres eran objetos que podría utilizar a su libre albedrío, sobre todo mujeres jóvenes. Las consideradas más hermosas pasaban a ser de su propiedad, caso contrario la familia corría el riesgo de perderlo todo, por lo que muchas veces tenían que ceder a las presiones del dictador. 
Vemos como no solo el cuerpo de la mujer, también su voluntad, deseos y decisiones son continuamente cercenadas y puestas en entredicho por los poderes establecidos. Desde lo religioso y desde las posiciones políticas mas conservadoras, se ha intentado controlar la libertad de la mujer y es ahora, cuando las mujeres ganan espacios de libertad , que aparece en nuestro país la aplicación de la estrategia de lo “científico” encarnado en el Síndrome de Alineación Parental – SAP- ( síndrome que atribuye el rechazo de un hijo a su progenitor a las maniobras de manipulación del otro, generalmente la madre ) como nuevo elemento de sumisión y control de la vida de muchas mujeres y de sus hijos e hijas.
Esta semana han sido varios los actos que han centrado la celebración del 25 de Noviembre en Avilés y de todos ellos hay uno sobre el que desde la Secretaria de Igualdad del PSOE nos gustaría reflexionar. Antes de hacerlo, felicitar a los Servicios de la Mujer del Ayuntamiento por la excelente iniciativa de poner en el debate público la aplicación que se esta haciendo en nuestro país del SAP  y la constatación de cómo algunos Puntos de Encuentro están siendo, junto con determinados Juzgados, el brazo  ejecutor de esta medida. Todo ello, como señalaba al inicio, en un contexto de avance y consolidación del papel de la mujer en su lucha por sus derechos y libertades.
No existe ninguna evidencia científica que avale este Síndrome, es mas, el pasado 12 de Noviembre el Congreso acordó por unanimidad de todos los grupos,  que no se admita el SAP en los procesos de custodia de los menores. El SAP ha sido rechazado por la Organización Mundial de la Salud, por la Asociación Americana de Psiquiatría (organismos que regulan la validez de los diagnósticos a nivel mundial), ha sido desestimado por el Ministerio de Sanidad y Política Social, por el Ministerio de Igualdad y hasta el mismo Consejo General del Poder Judicial en el año 2008 lo define como “ una reacción para minimizar el maltrato y la violencia “.


La ultima manifestación publica en contra de este Síndrome ha sido la del Síndic de Greuges  que opina  que “contraviene el espíritu de la Ley integral de violencia de genero “y considera que no tiene «categoría clínica, ni médica, ni psicológica». El Defensor del Pueblo de la Comunidad Valenciana responde así a la queja presentada por un grupo de madres bajo el amparo de la “Plataforma Luna “sobre los Puntos de Encuentro Familiar y sugiere a los profesionales de estos centros -donde se llevan a cabo intercambios de menores para el cumplimiento de los regímenes de visita en separaciones matrimoniales conflictivas o cuando existen órdenes de alejamiento por malos tratos- que dejen de diagnosticar ese síndrome.
Pero a pesar de ello, el SAP tiene sus aliados. Tal como se indicaba en el Club Prensa Asturiana de LA NUEVA ESPAÑA, que contó con la presencia de la doctora Consuelo Barea, se considera que Asturias es uno de los focos donde el Síndrome de Alienación Parental está más difundido entre los equipos de intervención psicosocial, tal como denunció la presidenta de Mujeres Abogadas, María Martín.
El efecto intimidatorio que produce su sola mención en los litigios judiciales, facilita que algunos profesionales, regidos sólo por el afán de ganar, lo utilicen habitualmente en los casos controvertidos de divorcio. La aparición del “SAP” en cualquier demanda judicial lo reduce todo a la alienación y la manipulación materna y convierte automáticamente a las víctimas en victimarios. En el resto del país, sabemos que muchos Puntos de Encuentro están utilizando la aplicación del SAP o mejor dicho la “terapia de la amenaza” que le acompaña, siendo cómplices de esta nueva estrategia y consienten, amparan y en ocasiones impulsan este Síndrome.
Alicante y Valencia son algunas de las provincias donde se han dictado más sentencias que reconocen la existencia de esa supuesta patología que ha tenido como consecuencia que algunas  madres hayan perdido la custodia de sus hijos por esa razón. Estas situaciones de violencia institucional que se están produciendo en determinados Puntos de Encuentro, han hecho que se ponga en marcha  todo un movimiento de mujeres usuarias - por decisión judicial- de estos Centros que especialmente en Galicia, Madrid y Valencia están denunciando permanentemente lo que en ellos ocurre. Así mismo, también el Congreso de los Diputados ha pedido este mes de Noviembre que se regulen los Puntos de Encuentro.
Por todo ello, estamos profundamente convencidos que hemos de ser vigilantes ante la aplicación en nuestro país de esta nueva estrategia de violencia hacia las mujeres, seamos especialmente vigilantes, a través del control y seguimiento de los Puntos de Encuentro - que han sido concebidos no como servicios públicos de gestión directa sino atendidos por entidades que en cada CCAA revisten características diferentes (véase los ejemplos de Valencia) y que no podemos dejar que funcionen al albur de los/las profesionales que están al frente-  y garanticemos desde las políticas municipales de igualdad el derecho de las mujeres y de sus hijas e hijos a una vida sin violencia, haciendo así imposible un maltrato institucional que a diferencia del maltrato de los hombres hacia las mujeres, solo esta en manos de las instituciones el evitarlo.
En la lucha contra la violencia hacia las mujeres las administraciones tienen un gran compromiso, tal como señalan los últimos informes, en los que se reconoce que  la lucha contra la violencia hacia las mujeres tiene que tener tres pilares básicos: protección jurídica, políticas públicas y cultura del respeto.
Solamente tomando urgentes medidas en esos tres ámbitos haremos posible que dentro de unos años no tengamos que tener un día para recordar la dura situación que viven  las mujeres y sus hijas/os en el mundo.




martes, 8 de diciembre de 2009

El PP y el aborto.











La Diputada del PP, Sra. Maniega, escribía hace unos días sobre lo que ella denomina “la ley del aborto de Zapatero” haciendo una serie de apreciaciones que demuestran no solo el intento de confundir sino de manipular la información sobre este asunto.
 
Antes de nada señalar que la ley no se denomina “ ley del aborto”, sino “ Ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo” y esto es importante puesto que con el objetivo de prevenir embarazos no deseados, el anteproyecto se sitúa en la línea más vanguardista de las legislaciones europeas y plantea una ley de salud sexual y reproductiva incluyendo la interrupción voluntaria del embarazo dentro de un amplio marco en el que se pone el valor en la maternidad planificada y en la prevención de embarazos no deseados.
 
Por tanto, es una Ley que pone en marcha medidas a favor de la salud sexual y reproductiva tanto mediante la formación y la educación, especialmente de los jóvenes y a los adolescentes para la prevención de embarazos no deseados, como con la mejora en la atención a la salud, en la formación y capacitación de los profesionales sanitarios y todo ello garantizando desde el sistema publico el acceso universal a la planificación familiar proporcionando los métodos anticonceptivos adecuados a cada necesidad. 

Es por ello que en el ámbito educativo, contempla la formación en salud sexual y reproductiva apoyando a la comunidad educativa en la realización de actividades relacionadas con estos temas e implicando a los padres y madres en la formación y educación sexual de sus hijos e hijas, porque mal que le pese a la representante del PP, en el PSOE defendemos el protagonismo de las familias en las diferentes etapas vitales de cada uno de sus miembros, incluidas las menores de edad para las que no queremos una practica de interrupción voluntaria del embarazo que, por falta de apoyo familiar, se realice en un contexto de riesgo y de clandestinidad.
 
Señalan también desde el Partido Popular que el PSOE no se atrevió a incluir la reforma del aborto en su programa electoral, cuando la realidad es que esta ley responde a un compromiso electoral, un compromiso de gobierno y un compromiso histórico del PSOE con las mujeres, compromiso adquirido en el año 1985, en el mismo momento en que se despenalizo el aborto en nuestro país. Por ello el Gobierno, atendiendo a este compromiso histórico con la libertad de las mujeres, tomó la iniciativa de promover un debate serio y reflexivo sobre el aborto en España, fruto del cual es este anteproyecto de Ley que tanto parece molestar a un PP que curiosamente, durante los 8 años en que gobernó en este país y con mas de 500.000 abortos realizados en ese periodo, no se atrevió a proponer ni la modificación de la Ley ni mucho menos su derogación.




A tenido que ser el PSOE, tras estos 24 años de vigencia, quien de respuesta a los problemas detectados, al comprobar que la ley actual es mejorable. Su aplicación en estos años ha demostrado que plantea problemas de inseguridad jurídica para las mujeres y los profesionales, que permite “abusos” y no poner límite tras la viabilidad fetal; por ello, la necesidad de aprobar una nueva ley que contemple la IVE en el marco de una regulación mas amplia sobre salud sexual y reproductiva. 
 
En este debate, llama poderosamente la atención que una diputada, que por su propio cargo tiene acceso a la información generada en este tema, niegue la necesidad de mejorar la protección jurídica de las mujeres. Esta mejora es necesaria porque la actual ley no impide que las mujeres que deciden interrumpir su embarazo legalmente, puedan verse inmersas en procesos judiciales, al igual que la ley actual tampoco ha garantizado la seguridad jurídica de los profesionales que practican esta prestación sanitaria. Si el PP pide mayor diligencia para “perseguir el aborto como negocio” cualquier persona que haya seguido los acontecimientos ocurridos en la Clínica madrileña Isadora conocerá la persecución policial y judicial del centro durante dos años, así como la acusación y el juicio mediático a los medicos que en ella trabajaban. 

Hace unos meses, el Juez ha reconocido que no ha habido delito en su actuación y si bien tanto ellos como las mujeres atendidas en esa clínica vieron como se vulneró su derecho a la intimidad, finalmente hemos comprobado como se ha archivado el caso sin ningún indicio de aborto ilegal. Quizas sea esta la “diligencia” a la que se refiere el Partido Popular.
 
Parece que la ley actual de despenalizacion del aborto le sirve al PP, ya que no hizo nada por cambiarla, sin embargo este mismo partido también nos dice que la Ley priva a las mujeres del derecho a ser madre, como si la aprobación de la ley obligase a las mujeres que quieren continuar con su embarazo a abortar. Pero desde el PP se atreven a ir mas allá señalando que la ley no contempla medidas de apoyo a la maternidad, cuando la realidad es que en la nueva regulación, la interrupción dentro de las primeras catorce semanas de gestación estará supeditada a dos requisitos procedimentales, siendo uno de ellos el facilitar a la mujer información sobre las prestaciones, derechos y ayudas públicas a la maternidad. 

Eso sin olvidar que han sido los gobiernos socialistas los que han puesto en marcha medidas de apoyo a las mujeres que quieren ser madres a través de las ayudas a la vivienda, las escuelas infantiles, los apoyos a las familias monoparentales, o las leyes de conciliación de la vida familiar y laboral por citar solo algunas de ellas, encaminadas a apoyar a las mujeres que quieren continuar con su embarazo. 
 
Tenemos por tanto un anteproyecto de Ley que es el resultado de un amplio proceso de deliberación, reflexión y consultas, y propone una nueva regulación de la salud sexual y reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo en el marco de la mayor parte de las legislaciones nacionales de los países miembros de la UE que regulan el aborto y que han optado por un modelo legal mixto que combina plazos con indicaciones.
 
Y tendremos una ley que tiene como base el que todas las personas tienen derecho a la mejor salud posible, incluida la salud sexual y reproductiva, que tienen derecho a tener hijos y a decidir cuando tenerlos, pero también es una ley que da solución a los problemas detectados, ofrece seguridad jurídica, respeta y tutela los derechos y el bien jurídico protegido y es respetuosa con la Constitución. 




Y lo más importante es que con su aplicación y con las medidas que pone en marcha, va a permitir, de eso estamos seguros, reducir el número de abortos que se practican en nuestro país y este es finalmente nuestro mejor objetivo y nuestro mayor deseo.


miércoles, 25 de noviembre de 2009

25 de Noviembre de 2009

 «El feminicidio es el genocidio contra mujeres y sucede cuando las condiciones históricas generan prácticas sociales conformadas por el ambiente ideológico y social de machismo y misoginia, de violencia normalizada contra las mujeres, que permiten atentados contra la integridad, la salud, las libertades y la vida de las mujeres... todos coinciden en su infinita crueldad y son, de hecho, crímenes de odio contra las mujeres». Marcela Lagarde.


La violencia hacia las mujeres ha sido una preocupación constante de los movimientos de mujeres que han trabajado para hacer visible este atentado contra la vida y la dignidad de las mujeres, hasta hace poco  considerado como un problema perteneciente a la esfera de la vida privada. Hemos tenido que esperar hasta el año 2005 para que por iniciativa del gobierno socialista, se aprobara una Ley que nos coloca a la vanguardia de las propuestas para la erradicación de la violencia de género, recogiendo gran parte de las propuestas de las organizaciones feministas, siendo aprobada por unanimidad y apoyada por la inmensa mayoría de la población. 

Pero el camino de esta Ley no ha sido sencillo. Nada más ser aprobada, fue cuestionada por diferentes sectores políticos, sociales y profesionales, que argumentaron cuestiones de inconstitucionalidad, así como por colectivos, especialmente de hombres, que no han cesado de desacreditarla. 

Una agresión contra una mujer no es algo aislado; se produce en un contexto donde el agresor utiliza el maltrato psicológico, los golpes o las palizas, como forma de posesión de la otra persona, anulándola y dominándola. 

Quienes tras la aprobación de la Ley empiezan, curiosamente, a denunciar la violencia hacia los hombres, deberían considerar que no existe dicha violencia como problema social. Si bien podemos conocer casos individuales de mujeres que agreden a hombres, esta realidad  no puede considerarse nunca un problema social de dimensiones tan elevadas como las que se dan en la violencia hacia las mujeres, que a veces no termina ni tras la separación de la pareja. 

Incluso tras la separación, el padre maltratador continua una dinámica violenta hacia los hijos/as durante el régimen de visitas o la custodia como arma contra la madre con el fin de perpetuar el control sobre  ella. 

Según Lola Aguilar, pediatra experta en violencia de genero y menores, el hombre violento no suele dejar de ejercer la violencia tras la separacion, pues hasta el 60% de los padres separados violentos mantiene un alto nivel de conflicto y de abuso hacia su exmujer durante el contacto que suponen las visitas con  los hijos. 




La violencia de los hombres y la dependencia de las mujeres surgen ante la existencia de normas y patrones culturales y por ello debemos poner los medios para eliminarla. Las instituciones asumiendo su responsabilidad en la puesta en marcha medidas integrales para conseguir la igualdad,  incrementando  los recursos para atender a las mujeres en todos los ámbitos y, de manera muy especial, apoyando  a aquellas  que se encuentran en situación de especial vulnerabilidad (inmigrantes, discapacitadas, ,…) y desde la sociedad, desde cada uno de nosotros, demostrando tolerancia cero con los comportamientos machistas, misóginos y sexistas. 

Tanto la Ley integral contra la Violencia de Genero como  la Ley para la Igualdad entre Mujeres y Hombres inciden en la importancia de  la imagen que de las mujeres se difunde en los medios de comunicación. Sorprende en este sentido los comportamientos de determinados escritores, como por ejemplo, un extracto de un escrito de A. Perez Reverte: 

“ Muchas veces he dicho que apenas quedan mujeres como las de antes.... Y me refiero a mujeres  de esas que pisaban fuerte y sentías temblar el suelo a su paso. Mujeres de bandera. Lo comento con Javier Marías saliendo del hotel, donde vemos a una torda espectacular, aunque “ordinaria “, opina Javier... y se nos cruza una rubia de buena cara y mejor figura, vestida de negro y con zapatos de tacón, que camina arqueando las piernas, toc, toc, con tan poca gracia que es como para, piadosamente, acaso no se mata a los caballos?, abatirla de un escopetazo.....   Mirala, chaval: belleza, cuerpo perfecto, pero cuando decide ponerse elegante parece una marmota dominguera. “  


Si, aún queda mucho por hacer, pero es importante señalar los esfuerzos realizados en los últimos años. Los recursos (cada vez más, aunque nunca suficientes) hacen que cada vez sean más las mujeres que pueden salir de situaciones de maltrato y, también poco a poco,se están mejorando los sistemas de protección y el acceso a los recursos. 

Porque hay que mejorar la respuesta a las mujeres, una de las últimas  propuestas del Gobierno es la implantación, para el año 2009, de medios telemáticos, pulseras, para controlar las medidas de alejamiento impuestas a los maltratadores. Uno de los valores de esta medida es  que para dar una mayor protección y seguridad a las victimas, se opta por el control de los agresores en lugar de obligar a la mujer a ocultarse o huir. No podemos  seguir delegando toda la responsabilidad de la seguridad en las mujeres para dar una mayor tranquilidad al agresor, al igual que siempre hemos denunciado que tengan que ser las mujeres (las victimas) las que abandonen su domicilio ante una situación de maltrato. 


A la Ley contra la violencia, la primera del Gobierno de R. Zapatero se le ha exigido, desde el momento de su aprobación un plus, un extra que no se le pide a ninguna otra: que acabe ya con las muertes, sabiendo que ninguna ley acaba por si sola con un delito, pero ademas este delito, el maltrato, es diferente a otros: las mujeres tienen una relación afectiva y una dependencia emocional de su agresor que les lleva a pensar  que no las van a matar y por eso se confían y bajan la guardia; pero el agresor, que es quien mejor conoce a la víctima, aprovecha la ocasión y actúa.  




Por ello es importante  seguir denunciando a los agresores y apoyando a las victimas, poniendo en marcha recursos y medidas y saber que las muertes no son responsabilidad de la Ley sino de los agresores. 

A pesar de las dificultades, hoy, tras tres años de aplicación, la Ley Integral contra la violencia de género va obteniendo resultados positivos en la erradicación de la violencia contra las mujeres. Hoy tenemos más conciencia del problema y hay más mujeres que se sienten protegidas, se atreven a denunciar y logran salir de la relación de maltrato.

domingo, 25 de octubre de 2009

Lilith la primera compañera de Adan.


Lilith, la primera mujer. Pensaba que podía decidir sobre su propio cuerpo, sobre su placer, sobre su sexualidad, y que tenía los mismos derechos que Adán, los mismos derechos que los hombres.
 


Según la literatura hebrea, Lilith fue la primera compañera de Adán. En sumerio, la palabra "Lil" significa "Aire." El término más viejo relativo a Lilith sería la palabra sumeria "Lili" (plural "Lilitu"), que parece inferir la misma definición que nuestra palabra "espíritu". En muchas culturas antiguas, la misma palabra para "aire" o "aliento" era usada para "espirítu."




Lilith estaba hecha con arcilla, igual que él. Era hermosa y libre. Adán y Lilith nunca encontraron la paz juntos, pues cuando él quería acostarse con ella, Lilith se negaba, considerando que la postura recostada que él exigía era ofensiva para ella. ¿Por qué he de recostarme debajo de tí? - preguntaba - Yo también fui hecha de polvo y, por consiguiente, soy tu igual". 

Lilith no obedeció la orden de sumisión que le impusieron; pensaba que era igual a su compañero, que tenía los mismos derechos que él porque habían sido creados con el mismo barro, no se sentía inferior, ni débil, ni dependiente. Era una mujer íntegra y como tal quería gozar, al igual que Adán, de la vida y de todo lo que ésta implicaba, incluidos la sexualidad y el erotismo.

Cansada de que Dios no atendiera sus reivindicaciones, decidió abandonar el Paraíso, antes que someterse y renunciar a sí misma y así, abandonó volando el Paraiso con unas alas que el mismo Dios la dió (de ahí su semejanza con los súcubos). Luego tomó residencia en una cueva en las costas de Mar Rojo, donde hasta éstos dias se encuentra segun la leyenda. 

Ante la negativa de Lilith de regresar con Adán, Dios decidió dar una nueva compañera a su creación pues proclamo que "No es bueno que el hombre esté solo", creó a Eva a partir de una de sus costillas, y por lo tanto sumisa al hombre.

A partir de esta narración, a Lilith se le ha considerado la reina de los súcubos (demonios femeninos), por alinearse en el bando enemigo de Dios al marcharse del Paraíso. Y de ahí se ha pasado a suponerla una perversa ninfómana, que seduce a los hombres con maestría para estrangularlos después. Algunas tradiciones cuentan, que entre el cabello de Lilith se encuentran, enredados, los corazones de los jóvenes que sucumbieron a su hechizo

Otras referencias mitológicas afines a Lilith se pueden encontrar en la Brunilda de los Nibelungos, o en la diablesa babilonia Lilu. La misma Reina de Saba de Salomón es un trasunto de Lilith. Etimológicamente viene del hebreo layil, (noche), y aparece representada como un demonio nocturno peludo o como una mujer de cabellos muy largos.

Las variaciones del mito llevan a Lilith a convertirse en seductora de los propios hijos de Adán y Eva (abordando a Caín con palabras de consuelo y reposo tras la muerte de Abel), o a asimilarla con la propia serpiente del Paraíso dando cuerpo de serpiente mientras Satán daba cara humana y la voz que sedujo a Eva (como en los frescos de Miguel Ángel de la Capilla Sixtina). 

Un relato de Primo Levi nos recuerda que Lilith es la amante del mismo Dios creador, y que vive en el Mar Rojo comandando una corte de demonios. Y otra tradición afirma que Samael, luego Satán, el ángel caído, se convierte en pareja de Lilith, e incluso que juntos seducen a Eva para que engendre a Caín.








Fuentes: wikipedia; www.ciudaddemujeres.com

lunes, 19 de octubre de 2009

Contra el Cáncer de mama.

Hoy 19 de octubre celebramos el Día Internacional contra el Cáncer de Mama, un día en que simbolizamos la lucha por la vida de las mujeres con Cáncer de Mama, la lucha para aumentar su supervivencia y mejorar su calidad de vida. 

Un Día que ha de servir para poner de manifiesto situaciones mejorables, para hacer visibles las experiencias de las mujeres afectadas, y para debatir y aportar ideas y propuestas.










Según datos del Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, cada año entre 16.000 a 17.000 nuevas mujeres son diagnosticadas de cáncer de mama en nuestro país. (Los hombres también padecen este cáncer aunque la proporción es mucho mayor en mujeres, un 99% frente a un 1% de incidencia). 

Este tipo de cáncer, de causas no determinadas, es el de mayor incidencia entre la población femenina occidental. Así mismo, los datos del Centro Nacional de Epidemiología demuestran que el esfuerzo realizado desde hace más de una década va dando sus frutos y así lo señalan las cifras: la mortalidad por cáncer de mama va disminuyendo a un ritmo de 1,4% anual. 

Si bien es necesario reconocer los avances, también hay que señalar que queda mucho por hacer tanto en el ámbito sanitario como en el social y político. Seguir avanzando en un modelo de atención médica integral y de calidad, que involucre a las mujeres con cáncer de mama en la toma de decisiones médicas sobre su tratamiento, que respete su autonomía y su derecho a decidir sobre sí mismas , sobre su cuerpo y sobre el papel que quieren desempeñar en su propia recuperación, es una tarea prioritaria.

Lograr un acceso igualitario de las mujeres a los sistemas de detección y diagnóstico precoz, sin que haya lugar a discriminación en función del lugar de residencia, mejorar en el aumento de especialistas y de recursos, poner en marcha protocolos de información y de atención específica para mujeres jóvenes con cáncer de mama, son cuestiones fundamentales para responder de una manera más eficaz a las necesidades y problemas concretos que plantean las mujeres. 

En el ámbito social es necesario seguir incidiendo en una visión del fenómeno del cáncer de mama basada en el respeto y la solidaridad hacia las personas afectadas y alejada de oscurantismos y dramatizaciones. Unido a ello es necesaria una educación en salud en el ámbito familiar y escolar, así como la imprescindible aportación de los medios de comunicación, mediante una información rigurosa y responsable. 

Y finalmente y no por ello menos importante está la implicación del nivel político, implicación que supone que esta enfermedad sea considera como una prioridad de política sanitaria, buscando estrategias que sean eficaces en prevención, detección precoz, diagnóstico, tratamiento y seguimiento posterior. En esta línea sigue siendo necesario el compromiso y apoyo a las investigaciones independientes y los ensayos clínicos que puedan generar resultados positivos en los diagnósticos y tratamientos y hagan posible una correcta prevención. 

Es también responsabilidad política disponer de una legislación que evite cualquier tipo de discriminación laboral y social de las mujeres con cáncer de mama y denunciar sus incumplimientos. Este año hemos conocido, tras la denuncia de la portavoz socialista de la Asamblea de Madrid, que Metro de Madrid ha rechazado dos veces la incorporación como taquillera de una mujer que ha superado un cáncer de mama alegando “incompatibilidad entre sus antecedentes médicos recientes y los requerimientos psicofísicos del puesto". 

Para ello debemos estar alerta y poner todo nuestro empeño en la detección precoz. Y debemos seguir reivindicando la solidaridad y la vida desde las experiencias y los afectos compartidos, tal y como recoge el manifiesto de este Día Internacional del Cáncer de Mama.