lunes, 19 de octubre de 2009

Contra el Cáncer de mama.

Hoy 19 de octubre celebramos el Día Internacional contra el Cáncer de Mama, un día en que simbolizamos la lucha por la vida de las mujeres con Cáncer de Mama, la lucha para aumentar su supervivencia y mejorar su calidad de vida. 

Un Día que ha de servir para poner de manifiesto situaciones mejorables, para hacer visibles las experiencias de las mujeres afectadas, y para debatir y aportar ideas y propuestas.










Según datos del Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, cada año entre 16.000 a 17.000 nuevas mujeres son diagnosticadas de cáncer de mama en nuestro país. (Los hombres también padecen este cáncer aunque la proporción es mucho mayor en mujeres, un 99% frente a un 1% de incidencia). 

Este tipo de cáncer, de causas no determinadas, es el de mayor incidencia entre la población femenina occidental. Así mismo, los datos del Centro Nacional de Epidemiología demuestran que el esfuerzo realizado desde hace más de una década va dando sus frutos y así lo señalan las cifras: la mortalidad por cáncer de mama va disminuyendo a un ritmo de 1,4% anual. 

Si bien es necesario reconocer los avances, también hay que señalar que queda mucho por hacer tanto en el ámbito sanitario como en el social y político. Seguir avanzando en un modelo de atención médica integral y de calidad, que involucre a las mujeres con cáncer de mama en la toma de decisiones médicas sobre su tratamiento, que respete su autonomía y su derecho a decidir sobre sí mismas , sobre su cuerpo y sobre el papel que quieren desempeñar en su propia recuperación, es una tarea prioritaria.

Lograr un acceso igualitario de las mujeres a los sistemas de detección y diagnóstico precoz, sin que haya lugar a discriminación en función del lugar de residencia, mejorar en el aumento de especialistas y de recursos, poner en marcha protocolos de información y de atención específica para mujeres jóvenes con cáncer de mama, son cuestiones fundamentales para responder de una manera más eficaz a las necesidades y problemas concretos que plantean las mujeres. 

En el ámbito social es necesario seguir incidiendo en una visión del fenómeno del cáncer de mama basada en el respeto y la solidaridad hacia las personas afectadas y alejada de oscurantismos y dramatizaciones. Unido a ello es necesaria una educación en salud en el ámbito familiar y escolar, así como la imprescindible aportación de los medios de comunicación, mediante una información rigurosa y responsable. 

Y finalmente y no por ello menos importante está la implicación del nivel político, implicación que supone que esta enfermedad sea considera como una prioridad de política sanitaria, buscando estrategias que sean eficaces en prevención, detección precoz, diagnóstico, tratamiento y seguimiento posterior. En esta línea sigue siendo necesario el compromiso y apoyo a las investigaciones independientes y los ensayos clínicos que puedan generar resultados positivos en los diagnósticos y tratamientos y hagan posible una correcta prevención. 

Es también responsabilidad política disponer de una legislación que evite cualquier tipo de discriminación laboral y social de las mujeres con cáncer de mama y denunciar sus incumplimientos. Este año hemos conocido, tras la denuncia de la portavoz socialista de la Asamblea de Madrid, que Metro de Madrid ha rechazado dos veces la incorporación como taquillera de una mujer que ha superado un cáncer de mama alegando “incompatibilidad entre sus antecedentes médicos recientes y los requerimientos psicofísicos del puesto". 

Para ello debemos estar alerta y poner todo nuestro empeño en la detección precoz. Y debemos seguir reivindicando la solidaridad y la vida desde las experiencias y los afectos compartidos, tal y como recoge el manifiesto de este Día Internacional del Cáncer de Mama.


No hay comentarios: