viernes, 11 de febrero de 2011

Hellen Keller .

La superación personal ante las limitaciones físicas y una maravillosa historia de amistad entre dos excepcionales mujeres.


Escritora, activista, y oradora sordociega, nació en Tuscumbia, Alabama, en 1880. Hija del Capitán A.H. Keller y Kate Adams Keller. La casa en la que vivían era sencilla, hecha en tablilla, pintada de blanco, construida en 1820, por los abuelos de Helen. En el momento del nacimiento de Helen, la familia se encontraba alejada del capitán Keller, él se ganaba la vida como dueño de una plantación del algodón y era redactor de un periódico local, el "Alabamian del norte". La madre de Helen, trabajaba en la plantación y ahorraba el dinero haciendo su propia mantequilla, manteca de cerdo, tocino y jamón.

Su vida cambió dramáticamente cuando a los diecinueve meses contrajo una enfermedad que los doctores describieron como una congestión aguda del estómago y el cerebro. En ese momento y por la gravedad de la enfermedad se esperaba que Helen muriera, pudo finalmente pudo superar la etapa de fiebre. Sin embargo, la madre de Hellen pronto notó cómo su hija no podía responder cuando sonaba la campana de la cena y cómo no podía ver cuando ella pasaba su mano delante de los ojos de su hija; la enfermedad de Hellen le había dejado sordociega.

Su enfermedad trajo consigo problemas de comportamiento, frecuentes "pataletas" durante las que lanzaba platos y encerraba a su madre en un armario, por lo que su familia llego a pensar en su institucionalización. Al cumplir los 6 años, su madre, conocedora de los avances logrados con otra niña sordociega, Laura Bridgman, decidió consultar a un médico especialista en Baltimore que confirmó que Helen nunca vería u oiría otra vez, pero  les aconsejó visitar a un experto en educación de sordos, Alexander Graham Bell, el inventor del teléfono.

Hellen y Anne

Este sugirió que los Keller debían escribir a M. Anagnos, director de la escuela Perkins para ciegos en Massachussets, y solicitar un profesor para Hellen. Anagnos le recomendó una antigua alumna de la institución, Anne Sullivan, la cual iniciaría un largo pero fructífero camino en su enseñanza. 49 años duró su trabajo pedagógico.

La propia Anne Sullivan había perdido casi por completo la visión a los 5 años de edad. A los 10 años, perdió a su madre y su padre la abandonó, quedando ella y su hermano internados en un orfelinato, lugar donde aquél también terminó falleciendo poco tiempo después. 

Intervenida quirúrgicamente de los ojos en dos oportunidades, Anne Sullivan pudo recuperar bastante visión como para poder leer por periodos de tiempo muy cortos. Así completó sus estudios y estuvo en condiciones de aceptar convertirse en profesora de Hellen aunque no tuviera experiencia con niños sordociegos.

El 3 de marzo de 1887 Anne llegó a la casa de Helen en Tuscumbia. Anne comenzó inmediatamente a enseñar a Helen lo que podían hacer sus manos para comunicarse, al explicar la palabra "muñeca" para significar un regalo que ella había traído consigo para Helen. La palabra siguiente que ella le enseñó Helen era "torta". Aunque Helen podría repetir estos movimientos de los dedos, ella no podría entender absolutamente lo que esto significaba. Y mientras que Anne seguía intentando técnicas para hacerse entender, también luchaba para controlar los problemas de comportamiento de Helen.

Anne y Helen se pasaron a vivir a una cabaña pequeña cerca de la casa principal, buscando independencia en Helen y que así, mejorara su comportamiento. Anne se preocupaba mucho por los modales de Helen en la mesa, Helen comía con las manos y no respetaba las normas.

Los intentos de Anne de mejorar los modales de Helen en la mesa, que se peinara sola y se amarrara los zapatos por sí misma, hicieron que Helen continuara con sus "pataletas" y rechazara sus aprendizajes . Anne castigó estas rabietas evitando "hablar" con Helen no deletreándole las palabras en sus manos.

Unas semanas después, el comportamiento de Helen comenzó a mejorar mientras que una amistad creció entre las dos. Entonces, después de un mes de la enseñanza de Anne, la gente llamó un "milagro a todo lo que estaba ocurriendo.

Helen hasta este momento no había entendido todavía el significado de palabras, hasta cuando Anne la condujo a la bomba de agua el 5 de abril de 1887 y todo a su alrededor cambió. Pues Anne bombeó el agua sobre la mano de Helen, Anne explicó el agua y escribió la palabra "agua" en la mano de Helen. Algo dentro de Helen le hizo entender el significado de la palabra, y Anne pudo ver inmediatamente en su cara que ella finalmente entendía.



Anne enseñó a Hellen a reconocer los caracteres alfabéticos, deletreándolos sobre la palma de la mano, y a “entender” lo que hablaba otra persona tocando sus labios con los dedos (el llamado método Tadoma), en el cual se identifican las palabras por las vibraciones que produce la voz.

A los ocho años de edad Hellen ingresó en el Instituto Perkins para ciegos, y más tarde en la Escuela Wright-Humason para sordos de Nueva York. El progreso de Hellen, fruto de su voluntad y ansias de superación, le llevó a  el College Radcliffe de Cambridge (Massachusetts). Anne, su inseparable maestra, fue su intérprete en todo momento.

La vida en Radcliffe era muy difícil para Helen y Anne, y la cantidad enorme de trabajo condujo al deterioro de la visión de Anne. Durante su tiempo en la universidad Helen comenzó a escribir sobre su vida. Ella escribía la historia en braille y en una máquina de escribir normal. Fue en este tiempo que Helen y Anne resolvieron con Juan Albert Macy que él debía ayudar a corregir el primer libro de Helen "La historia de mi vida", el cual fue publicado en 1903 y aunque al principio no fue exitoso en ventas, se convirtió más adelante en una obra clásica.

El 28 de junio de 1904 Helen se graduó "Con Honores" de la Universidad de Radcliffe, siendo la primera persona sordociega en obtener un título universitario. Ese mismo año en la exposición de San Luis habla por primera vez en público.

Juan Macy se hizo muy buen amigo de Helen y Anne y en mayo de 1905 después de una cercana relación, Juan y Anne se casaron. El nombre de Anne era a partir de ese momento Anne Sullivan Macy. Los tres vivieron juntos en Wrentham, Massachussets, y durante este tiempo Helen escribió "El mundo en el que vivo", revelando por primera vez los pensamientos de su mundo. Por ésta época, Juan Macy introdujo a Helen en una nueva y revolucionaria manera de ver el mundo, por lo que en 1909 Helen entró a ser miembro del partido socialista de Massachussets.

Sorprendentemente, Hellen no sólo fue capaz de aprender su lengua en Braille, sino también francés, alemán, griego e incluso alguna lengua ya muerta, como el latín. Además, se doctoró en Ciencias y en Filosofía y Letras. Cuando tenía 31 años de edad se había convertido en una persona famosa e influyente de Estados Unidos,  y en una oradora y autora mundialmente famosa. 

Kate, la madre de Helen murió en 1911 de una enfermedad desconocida, y por esta razón Anne se convirtió en la persona que estaba constantemente a lado de Helen. Sin embargo, el mismo año Anne no se sintió bien de salud, y el 1922 una severa bronquitis no le permitió trabajar mas con Helen, por este motivo, Polly Thompson quien había comenzado a trabajar para Helen y Anne desde 1914 como secretaria, tomó el rol que Anne tenía.

Estableció la lucha por las personas con discapacidad del mundo como meta de su vida. En 1915, fundó la Helen Keller Internacional, una organización sin fines de lucro para la prevención de la ceguera y junto con Anne viajaron a más de 39 países, con varios viajes a Japón. 

Conoció a cada presidente estadounidense desde Grover Cleveland hasta John F. Kennedy, y hasta 1921 realizó activas campañas en apoyo de las clases trabajadoras.

En 1920 les proponen participar en una obra teatral sobre su vida, ofrecimiento que aceptaron y comenzaron a representarla. La primera actuación fue en Mount Vernon el 16 de febrero, logrando una gran aceptación. Pero la salud y la vista de Anne cada vez eran más débiles y, en varias ocasiones, tuvo que ser sustituida en la representación por su secretaria.

En 1921 se fundó la A.F.B (American Foundation for the Blind) y Hellen comenzaría a trabajar en ella al finalizar su contrato teatral. Desde la A.F.B procuró dar a conocer el origen de la ceguera infantil en el caso de la ophtalmia neonaturum y cómo, en gran parte, es debida a la falta de higiene y cuidados médicos al nacer.

Los dos primeros años de trabajo los dedicó a recaudar fondos para la Fundación. La familia Ford y la familia Rockefeller fueron algunas de las que más las ayudaron en esta misión, pero no las únicas. En 1924 visitó al presidente de los EE.UU, John Calvin Coolidge quien prometió ayudarlas en la creación de una Biblioteca Nacional para personas ciegas. Pero su periplo se extendió también al viejo continente, donde su labor fue bien reconocida.

Su obra es básicamente autobiográfica, ya que Keller encontró en la escritura el modo de objetivar y hacer comunicable su difícil experiencia. Sus libros pronto se convirtieron en un ejemplo de tenacidad y resistencia frente a las dolencias eventuales de la vida, especialmente las físicas. 




Entre sus publicaciones destacan "La historia de mi vida", "Optimismo", "El mundo en el que vivo" -libro que le valió su fama internacional y en el que narra el contraste entre la riqueza de la vida íntima que su alma albergaba y la menguada vida sensorial de la que Keller fue víctima-.
 
"Canción del muro de piedra", "Fuera de la oscuridad", "Mi religión", "El medio de una corriente", "Paz en el atardecer", "El diario de Hellen Keller" y "Déjanos tener fe", son otras de sus publicaciones.

Mientras tanto, la salud de Anne había ido empeorando, y con la noticia de la muerte de Juan Macy en 1932, con quien había roto su matrimonio años antes, se rompió definitivamente su espíritu. Hellen cuidó de Anne cuando esta perdió la vista imprevisiblemente y estuvo a su lado hasta su muerte el 20 de octubre de 1936, a la edad de 70 años. Hellen aún viviría 32 años más y continuó trabajando, llegó a viajar a Japón, donde hizo una importante gira de conferencias y entrevistas en favor de las personas ciegas y de sus necesidades tanto físicas como educacionales y pedagógicas. Por otro lado, sus viajes a Europa fueron intermitentes y siempre muy positivos. Conoció también el continente africano y más en profundidad el asiático.

Cuando Anne murió, Helen y Polly se mudaron a Arcand Ridge en Westport, la que sería la casa de Helen por el resto de su vida. Polly Thomson tuvo un accidente cerebro vascular en 1957, ella nunca más recobró del todo su conciencia y finalmente murió el 21 de Marzo de 1960. Sus restos fueron depositados en la Catedral Nacional en Washington DC cerca de los de Anne Sullivan.

Winnie Corbally, la enfermera que vino a cuidar a Polly en sus últimos años, fue quien acompañó a Hellen. En Octubre de 1961 Helen sufrió el primero de la serie de accidentes cerebro vasculares que tuvo, y su vida pública se fue cerrando. Los últimos años de su vida se dedicó entonces a cuidar su casa en Arcan Ridge.

En 1964, Helen fue galardonada con la Medalla Presidencial de la Amistad, el más alto premio para personas civiles otorgada por el presidente Lyndon Johnson. Un año mas tarde fue elegida como La mujer del Hall de la fama en la Feria Mundial de Nueva York. El primero de Junio de 1968, muere mientras dormía, a la edad de 87 años. Fue cremada y su funeral se realizó en la Catedral Nacional de Washington DC, la urna con sus restos más tarde fue llevada a un lugar cerca de los restos de Anne Sullivan y Polly Thomson.
"La literatura es mi utopía. No hay barrera de sentidos que me pueda quitar este placer. Los libros me hablan sin impedimentos de ninguna clase".







Fuentes:www.apocatastasis.com/helen-keller.php;www.sordoceguera.org; www.biografiasyvidas.com

2 comentarios:

marcos_peracca dijo...

muy buena info me ayudo mucho

HYPATIA dijo...

Un placer haberte ayudado