lunes, 28 de marzo de 2011

Virginia Woolf.


Un 28 de marzo de 1941, hace hoy 70 años, fallecía Adeline Virginia Stephen, mas conocida como Virgina Woolf. Considerada una de las figuras literarias más importantes del siglo XX, en sus obras experimentó con la corriente de pensamiento y lo psicológico subyacente así como con los motivos emocionales de los personajes.




Nacida en Londres en 1882, su padre fue Leslie Stephen, novelista, historiador, ensayista, biógrafo y fundador del Diccionario Nacional de Biografías. Su madre, Julia Jackson Duckworth, era miembro de una familia de editores y  una belleza famosa. 

Julia era la segunda esposa de su padre, y  también había estado casada anteriormente, por lo que en el hogar habia hijos de tres matrimonios.

Leslie tenía una hija de su primera esposa, Minny: Laura, que fue declarada mentalmente incapaz y vivió con la familia hasta que fue ingresada en un psiquiátrico en 1891 y Julia tenia otros tres  hijos de su primer marido, H. Duckworth: George, Stella  y Gerald. 

Virginia tuvo otros tres hermanos, Toby, Vanessa y Adrian, quienes, en sus juegos, llamaban a Virginia "la cabra", presumiblemente de una manera afectuosa. 

Ni su hermana ni ella asistieron a colegio alguno,  estudiaban en casa por la mañana: pintura, griego, historia…, pero las tardes debían estar dedicadas a las  "ocupaciones femeninas" consideradas en aquella época como lo eran el servir el té o ser amables con las visitas que frecuentaban su casa, de costumbres tan refinadamente burguesas. 

Por esta razón, y en cuanto a los estudios se refiere, las hijas fueron realmente "sacrificadas" a los varones como, por otra parte, era norma en la sociedad de ese tiempo. Sin embargo, tuvieron acceso al grupo de amigos que Toby, estudiante ya en el Trinity Collage de Cambridge, traería a casa.


A Virginia se le dio derecho a usar la biblioteca de su padre. Las horas que dedicó a la lectura fueron su verdadera educación, en cierta medida, una sustitución de los cursos universitarios de los que fue rechazada debido a su sexo.


Virginia con Julia, su madre


























La carrera de escritora de Virginia Woolf debería decirse que empezó cuando ella tenía nueve años y comenzó con un diario semanal, "The Hyde Park Gate New" haciendo crónicas de acontecimientos familiares en su casa de Kensington y en Talland House en St. Ives, Cornwall, donde pasaban sus veranos desde 1882 hasta 1894. Entre los invitados estaban incluidos, junto a los miembros de la familia, un gran número de amigos de su padre: George Meredith, Ralph Waldo Emerson, James Russell Lowell y Henry James. 

En uno de sus primeros escritos se refiere a una excursión a un faro cercano, ya que: "había una marea y viento perfectos para ir allí". Cornwall fue el edén de su juventud, un paraíso inolvidable. 

La muerte de su madre, el 5 de mayo de 1895, cuando ella tenía trece años de edad, y la de su medio hermana Stella dos años después, quien había tomado las riendas del hogar familiar tras la muerte de Julia Stephen, pero abandonó la casa paterna para casarse con Jack Hills y falleció durante la luna de miel, a causa de una peritonitis, quiebran este paraíso.

Años después, la muerte de su padre por cáncer, en 1904 provocó que la escritora empezara a sufrir serios estados anímicos depresivos que se hicieron crónicos, y que con frecuencia variaban del júbilo a la tristeza, teniendo que ser ingresada. Sus crisis nerviosas y posteriores períodos recurrentes de depresión, pudieron estar  también influidos por los abusos deshonestos que ella y su hermana Vanessa padecieron a manos de sus medio hermanos George y Gerald Duckworth (que Woolf recuerda en sus ensayos autobiográficos).

La muerte del padre, fuerza a los hermanos a abandonar la casa de Hyde Park Gate, por ser gravosa, para trasladarse al 46 de Gordon Square, en el barrio de Bloomsbury, en donde Toby organizaría unas interesantes veladas a las que asistirían sus amigos Leonard Wolf y Clive Bell, ambos casados posteriormente con las dos hermanas, además de Lytton Strachey, y a las que poco a poco se fueron incorporando personajes que luego fueron importantes, como el escritor E.M. Foster, el economista J.M. Keynes, los filósofos Bertrand Russell y Ludwing Wittgenstein, Duncan Grant, Roger Fry, Gerald Brennan, la pintora Dora Carringto, entre otros.

Virginia con su hermana
Desde los 15 años, Virginia se estuvo entrenando para convertirse en una escritora profesional, apuntando anotaciones diarias, en las cuales describía  sus actividades rutinarias y a sus conocidos. Siete de estos diarios que continuo escribiendo hasta 1909, han sido publicados bajo el título "A Passionate Apprentice ". 

En una de sus anotaciones últimas, ella declara que intenta con su escritura “alcanzar una simetría mediante la significación de las discordias infinitas, enseñando todos los vestigios del camino de una mente enferma a través del mundo ... ".  
En 1905, empezó a escribir críticas para "The Times Literary Supplement" y lo siguió haciendo el resto de su vida. 

A finales de ese mismo año fue invitada a dar clases en Morley College (un instituto para mujeres y hombres de la clase trabajadora). Hasta 1907 enseñó literatura e historia inglesa esporadicamente.
 
Una vez más, en 1906, le golpeó un desastre: su hermano Thoby, recién graduado en Cambridge, trás un viaje a Grecia, contrae el tifus, falleciendo poco después acontecimiento que provocó en Virginia un nuevo shock mental. A los pocos días, Vanessa anunció su compromiso matrimonial con Clive Bell. 

En 1912, a pesar de sus dudas sobre el matrimonio, se casó con el economista Leonard S. Woolf, del que se hizo amiga durante las charlas intelectuales del grupo Bloomsbury. Leonard, al volver de su puesto en los servicios civiles en Ceylon, se enamoró de ella y le pidió la mano en enero de 1912. 

Por mayo, y a pesar de sus dudas sobre su disposición para el matrimonio, aceptó al judío sin un penique tal y como lo describe a su amiga Violet Dickinson. " Esta fue la decisión más sabia de su vida", según su sobrino. 

Este fue el comienzo de una relación singular a la cual Leonard Woolf dedicó toda su comprensión y devoción. En la primavera de 1913, la novela " The Voyage Out " fue acabada. En 1915 escribió su primer libro, titulado "Viaje de ida" y cuatro años más tarde apareció su novela "Noche y día", de estilo realista y donde confrontaba la soledad e incomunicación de dos amigas, Katherine y Mary.
 

Virginia y Leonard

En 1917, Leonard Woolf montó una publicación propia en Hogarth House. Ambos aprendieron a usar una imprenta y, con el tiempo, dirigieron el crecimiento de una pequeña pero distinguida empresa de publicación, The Hogarth Press, siendo Leonard Woolf su director hasta su muerte.

En 1922 publica "La habitación de Jacob," basada en la vida de su hermano Thoby y, ese mismo año Clive Bell le presenta a la escritora Vita Sackville-West, esposa de Harold Nicolson. 

Virginia y Vita comenzaron una relación sexual que duró la mayor parte de los años 1920. En 1928 le regalo su obra "Orlando", considerada por el hijo de Vita como "la carta de amor mas larga y encantadora de la literatura". Tras acabar su romance, las dos mujeres siguieron siendo amigas hasta su muerte en 1941.



En junio de 1924, comenzó la novela: "Mrs. Dalloway " a la que le siguió una obra de ficción muy diferente. 

Durante un tiempo, Woolf se sintió estancada con la escritura de un libro llamado "The Months", finalmente titulado  "The Waves". Fue su obra más difícil y, en la opinión de Leonard Woolf, la mejor. Compuesta por solilógnios de seis amigos quienes revelan sus vidas a través de los años, The Times Literary Supplement lo consideró una experiencia técnica admirable, pero con un sentido de vacío. Otros críticos han sido más explícitos en sus críticas negativas. Justo antes, Woolf había concluido con el trabajo más asociado a sus opiniones sobre crítica feminista. 

" A Room of One's Own ", empezó como lecciones que leía en Cambridge, en 1928. Como prefacio, cuenta con la historia de cómo, por ser mujer, ha sido expulsada de las bibliotecas universitarias. Además describe las barreras que han de superar las mujeres escritoras. Concluye que para alcanzar la libertad intelectual se debe tener una fuente económica y una habitación propia. 




"The Years " la última novela publicada en vida de Woolf, es la historia de la familia Pargiter, tomada desde 1880 hasta el presente. A pesar que los personajes y la trama  son  evitadas ( el tiempo en sí mismo es el principal protagonista ), su narración sin dobleces ( principalmente en la forma de los diálogos ) parece ser un retroceso del estilo el cual ella ha estado forjando. Su marido, como siempre su crítico final, estaba en desacuerdo.
Tras escribir "Las olas" la calidad de sus obras disminuyeron, tal vez debido a sus crisis de ansiedad. En el periodo entre-guerras, como en otras épocas de su vida, Virginia permaneció en casas de reposo (los psiquiátricos de la época) para paliar sus problemas mentales.

Familia y tiempo son, otra vez  más, el centro de la última novela de Woolf, " Betweenthe Acts ", completada un mes ante de su muerte y que se tendría que haber titulado: "Pointz Hall'. Aquí, se narra el transcurso de un día de verano, una familia inglesa y sus invitados se reúnen en la gran casa esperando las festividades del pueblo. La escena y la " acción " se ponen de manifiesto en el curso de los diálogos interiores de los miembros de la familia.

Virginia, una vez finalizado el manuscrito de su novela póstuma, padeció una nueva depresión y tras  el estallido de la II Guerra Mundial, la destrucción de su casa de Londres y la fría acogida que tuvo su biografía, empeoró su condición de tal manera que se vio incapaz de trabajar.  

El día 28 de marzo de 1941, por la mañana, la escritora se deslizó en el río Ouse -Condado de Sussex- con un buen puñado de piedras en los bolsillos con el fin de no fallar en su nuevo intento de suicidio. Era un día frío y luminoso. Había dejado dos cartas, una para su hermana Vanessa Bell y otra para su marido Leonard Woolf, las dos personas más importantes de su vida.


"Querido:


Estoy segura de que me vuelvo loca de nuevo. Creo que no puedo pasar por otra de esas espantosas temporadas. Esta vez no voy a recuperarme. Empiezo a oír voces y no puedo concentrarme. Así que estoy haciendo lo que me parece mejor. Me has dado la mayor felicidad posible. Has sido en todos los aspectos todo lo que se puede ser. No creo que dos personas puedan haber sido más felices hasta que esta terrible enfermedad apareció. No puedo luchar más. Sé que estoy destrozando tu vida, que sin mí podrías trabajar. Y sé que lo harás. Verás que ni siquiera puedo escribir esto adecuadamente. No puedo leer. Lo que quiero decir es que te debo toda la felicidad de mi vida. Has sido totalmente paciente conmigo e increíblemente bueno. Quiero decirte que… Todo el mundo lo sabe. Si alguien pudiera haberme salvado, habrías sido tú. No me queda nada excepto la certeza de tu bondad. No puedo seguir destrozando tu vida por más tiempo. No creo que dos personas pudieran haber sido más felices de lo que lo hemos sido nosotros.
V.

Su cuerpo no fue encontrado hasta el día 18 de abril y su esposo enterró sus restos incinerados bajo un árbol en Sussex. 


Virginia escribió una serie de ensayos en torno de la condición de la mujer, en los que resalto la construcción social de la identidad femenina y reivindicó el papel de la mujer escritora. 

El interés de Virginia por el feminismo y los derechos de las mujeres se trasladó a su novela "Una habitación propia", que trata de los obstáculos y prejuicios que deben superar las mujeres escritoras, y avanza la posibilidad de una mente andrógina en un cuerpo de mujer. Virginia era una mujer libre en su pensamiento como en sus actos, con hábitos y costumbres de avanzada para su época. Ella sostuvo las bases del feminismo desde su rol como escritora y pensadora, como se puede apreciar muy bien en el libro Tres Guineas. 

En un párrafo de un escrito  Ximena Bedregal, dice: 

En 1935 la escritora feminista inglesa Virginia Woolf recibe una carta de un prominente señor que no quería las guerras. (La civil española, en curso; y la segunda mundial ya en puertas). En esa carta le pide tres cosas y le hace una pregunta. La primera solicitud es firmar una carta dirigida a los periódicos, la segunda es ingresar a cierta sociedad antibélica y la tercera es contribuir con fondos para dicha sociedad. La pregunta que le hace es ¿cómo cree usted, en su opinión, que se podría parar la guerra?.

Virginia califica la carta como “notable, quizá la única en la historia de la correspondencia”, ya que “¿Cuándo se ha dado el caso que un hombre culto -próspero abogado, con las sienes ya un tanto grises- pregunte a una mujer cuál es la manera, en su opinión, de parar la guerra?”. Responder a la misiva le llevó a la autora tres años de su vida y no porque hubiera sido lenta para escribir o pensar sino porque Woolf, absolutamente consciente de su ser mujer, se para en y desde ese lugar para pensar, investigar y elaborar una respuesta en profundidad que le llevó más de mil cuartillas a máquina y que hoy se conoce como el libro Tres Guineas.

Por 1930, algunos críticos habían empezado a desestimar a Woolf como irrelevante, demasiado distante de su asuntos contemporáneos y sus responsabilidades con causas sociales izquierdistas/liberales: sufragio de mujeres, pacifismo y anti-fascismo.

Si bien la reputación de Woolf declinó después de la II Guerra Mundial, su eminencia fue restablecida con el auge de la crítica feminista en los años 1970 que ha sugerido que el enfado a la dominación masculina está en el corazón de su escritura. Virginia y su marido, rechazaron  la Companion of Honor en 1935. Ella rechazó muchos premios académicos pero aceptó el premio Femina-Vie Heureuse en 1938. 



Fuentes: Wikipedia; Teresa López Rodríguez Universitat de València Press: solomujer.


No hay comentarios: