jueves, 5 de mayo de 2011

Ada Augusta Byron King. La encantandora de números


“La encantadora de números” está considerada como la primera programadora en la historia de las computadoras. Dedujo la capacidad de las computadoras para ir más allá de los simples cálculos de números, mientras que otros, se centraron únicamente en estas capacidades.

Nació un 10 de diciembre de 1815 en Londres. Hija única legitima del famoso poeta Lord Bayron y de Annabella Milbanke Byron, sus padres se separaron legalmente cuando ella tenía dos meses de edad. 

Su padre abandonó definitivamente Gran Bretaña y su hija nunca llegó a conocerlo en persona. Uno de los argumentos de Annabella contra su marido fue el rumor de una relación incestuosa de éste con su media hermana, Augusta. De esta relación sería fruto su hija Medora Leigh. Los involucrados siempre lo negaron; lo único cierto es que este rumor amargó la vida de Annabella y, tiempo después, la de Ada. 

Su madre y sus abuelos maternos quisieron evitar que la pequeña Ada desarrollara inclinaciones similares a las de su padre. La madre de Annabella, en su lecho de muerte, le hizo jurar a su hija que no le diría absolutamente nada acerca de su padre hasta que tuviera 21 años.  Annabella cumplió, y como regalo de Navidad le envió a su hija recién casada y embarazada de su primer bebé, para que lo conociera, el retrato de su padre que había estado colgado durante años en un corredor de su casa cubierto con un telón de grueso terciopelo. 

Su madre fue una excelente administradora de su fortuna que estuvo  involucrada en empresas educativas creando escuelas de oficios agrícolas e industriales para muchachos pobres. Mujer de ideas progresistas en una época de cambios  sociales, científicos y tecnológicos, originados por la Revolución Industrial, a ella y a su hija Ada les tocó vivir el surgimiento de la tecnología, pues llegaron a ver los inicios de las redes de transporte ferroviario, el telégrafo eléctrico y el nacimiento de las metrópolis modernas, entre otros. Por tanto, Ada pudo acceder al saber científico gracias al estatus social en que se encontraba, estar al día con el progreso era una señal de prestigio y de poder, de ahí que esta actitud hiciera posible que mujeres que se encontraban en la clase alta, como Ada, pudieran dedicarse al estudio científico sin ningún reparo.

Ada vivió prácticamente toda la vida condicionada por los dictados de su madre que la encaminó hacia las ciencias. Siguió estudios particulares de matemáticas y ciencias, siendo uno de sus tutores Augustus De Morgan, primer profesor de matemáticas de la Universidad de Londres. De Morgan le presentó también a Mary Sommerville, una brillante matemática que acababa de publicar un libro sobre mecánica celeste. De este modo, Sommerville se convirtió en ejemplo a seguir para Ada.

De nuevo la madre de Ada posibilitó este rumbo, ya que consideraba las matemáticas una buena asignatura para entrenar la mente con objeto de asegurarse que su hija escogía el camino de la disciplina. De hecho Ada recibía castigos o recompensas dependiendo de cómo aprendiera sus lecciones. Los castigos a los que era sometida cuando no estudiaba lo suficiente o no hacía exactamente lo que su madre le pedía iban desde escribir notas de disculpa a pasar cierto tiempo encerrada en una habitación.


Autodidacta, no es de extrañar que a la edad de 12 años se propusiera construir su propia máquina voladora. Se abocó al diseño de su máquina con método y dedicación; éste finalmente tomó la forma de un caballo con (la tecnología de punta en ese entonces), una máquina de vapor en su interior que movería un inmenso par de alas, de tal forma que podría llevar a una persona montada encima.

Ya en su juventud Ada comenzó a presentar problemas de salud que gracias a su gran fuerza de voluntad consiguió superar. De hecho sus piernas quedaron totalmente paralizadas cuando era muy jovencita (alrededor de los 14 años) y pasó un largo lapso de tiempo tumbada en la cama, sufriendo las técnicas medicinales de la época a base de sanguijuelas. Gracias a su tesón consiguió superar la enfermedad, fortalecer sus piernas y convertirse en una excelente amazona (aparte de la equitación amaba la gimnasia y el baile). Desafortunadamente los problemas de salud le seguirían acompañando durante toda su corta vida, entre ellos el asma.

Desde joven trabajó con Charles Babbage a quien se le considera como el padre de las computadoras, gracias a que su «máquina analítica» funciona con el mismo principio que las computadoras actuales. 

Ada conoció el trabajo de Babbage al acudir a una conferencia de Dionysus Lardner, quien disertaba en el Instituto de Mecánica sobre la máquina de Babbage. Decidió escribirle una carta a Babbage, comenzando así una eterna carrera epistolar que culminó con la visita de Ada al taller de Babbage, cuando ella contaba con 17 años. Con el paso del tiempo, las conversaciones técnicas derivaron a otras más personales y se comenta, aunque nunca se ha podido demostrar claramente, que Charles y Ada fueron amantes.

El 8 de julio de 1835 se casó con William King, octavo barón de King, nombrado más tarde conde de Lovelace. Su nombre de casada pasó a ser desde entonces lady Augusta Ada Byron King, condesa de Lovelace, nombre del cual nace su denominación moderna de (lady) Ada Lovelace.

Continuo con sus trabajos y desarrolló instrucciones para hacer cálculos en una versión temprana del computador. Babbage estaba muy impresionado con la manera en que ella entendía su computador para el que escribió un "plan" describiendo los pasos que permitirían calcular los valores de los números de Bernoulli.
Posteriormente, él pasó a ser su tutor y más tarde trabajaron juntos. 

Ada Byron se llamó a sí misma una analista, un concepto realmente moderno para la época. En su notas, Ada Augusta dice que la «máquina analítica» sólo podía dar información disponible que ya era conocida: vio claramente que no podía originar conocimiento. Su trabajo fue olvidado por muchos años, atribuyéndole exclusivamente un papel de transcriptora de las notas de Babbage. Este mismo caracterizó su aportación al llamarla su intérprete y recientes investigaciones muestran la originalidad de su punto de vista sobre las instrucciones necesarias para el funcionamiento de la «máquina analítica». En este momento se reconoce a Ada Byron como la primera persona en describir un lenguaje de programación de carácter general interpretando las ideas de Babbage, pero reconociéndosele la plena autoría y originalidad de sus aportaciones.

Babbage imaginaba una máquina capaz de interactuar con su operador, dotada de una memoria, una unidad operativa, una perforadora de tarjetas y una impresora, pero tenía dos puntos débiles: la mecánica y las tarjetas perforadas. Ada consiguió solventar los errores más serios de su proyecto y juntos luchaban por darle vida a un proyecto en el que ambos creían. 

Publicó en 1843 una serie de documentos interesantes sobre la máquina de Babbage, su Ingenio Analítico, (aunque firmó con sus iniciales A.A.L. por miedo a ser censurada por ser mujer) que probablemente habría sido una realidad, mucho antes de no haber sido por la temprana muerte de Ada. Los ordenadores actuales tienen como precedente histórico esta Máquina Analítica, un artefacto mecánico para el cálculo que, por primera vez, almacenaba en una memoria una serie codificada de instrucciones, lo que hoy se entiende por programa. Babbage intentó construirla varias veces pero sin éxito y al final desistió.




Suyos son, además, conceptos como un conjunto de instrucciones que permiten que otras se repitan en un bucle o subrutina; también inventó una notación para describir los algoritmos de la máquina analítica, esto es, el primer lenguaje de programación. Es por todo ello por lo que se le reconoce como la primera programadora de la historia, a pesar de que no todos estén de acuerdo con ello. 

Ada murió el 27 de noviembre de 1852 víctima de un cáncer uterino a la misma edad que su padre Byron, a los treinta y seis años; muere después de que los médicos en un gesto de bondad le recetaran belladona (Atropa belladona), planta usada como narcótico capaz de causar estados de coma o la muerte, (Winstone, 2005, 62).  El 3 de diciembre fue sepultada en la cripta de la familia Byron en la Iglesia de Santa María Magdalena en el pueblo de Hucknall Tockard, condado de Nottingham en Inglaterra.

Ada tuvo tres hijos con William King y a Scherezada Lovelace nacida en 1815 que fue la única descendiente en seguir los pasos de su madre, aparte de ser la única hija no nacida del matrimonio con King. Scherezada nació fruto de la relación con Sir David Brewster, responsable en la invención del caleidoscopio.

Siendo muchas las mujeres que han realizado grandes aportaciones a la informática sólo Ada Lovelace cuenta con un lenguaje de programación que lleve su nombre: en 1979 el Departamento de Defensa de los Estados Unidos creo un lenguaje de programación basado en Pascal en honor de Ada Byron llamado lenguaje de programación Ada. Su rostro también ha aparecido como marca de autenticidad en los certificados de licencia del sistema operativo Microsoft Windows.

Cada 24 de marzo se celebra  en todo el mundo el día de Ada Lovelace, con el que se quiere celebrar el esfuerzo que las mujeres han realizado en el desarrollo de la tecnología y las ciencias.







No hay comentarios: