domingo, 14 de agosto de 2011

María Deraismes.

Activista de los Derechos de la Mujer, en 1866, se unió a la Société de la revendication des droits de la femme, una organización feminista de vanguardia que promovía la causa de la educación para las mujeres. El trabajo de Deraismes fue reconocido en el Reino Unido y tuvo gran influencia sobre los activistas americanos, como Elizabeth Cady Stanton, a quien conoció en París en 1882 siguiendo a Deraismes en su afiliación como miembro de la Masonería.


Marie-Adélaïde Deraismes, hija de François Deraismes y de Anne Soleil nació en París, un 15 o un 17 de agosto de 1828 y creció en Pontoise en la parte noroeste de la ciudad. La rica familia de comerciantes republicanos y volterianos a la que pertenecía le proporcionó una escogida educación intelectual y artística, bastante más completa que a la que podía acceder cualquier joven de la “buena sociedad” de la época, especialmente si había nacido mujer. 

Gracias sobre todo a su hermana Ana María adquirió una educación amplia y profunda. Se trasladaron a vivir a Niza en 1851 donde fallece su padre al año siguiente. La familia volvió a París donde murió la madre en 1861. Ana, la hermana mayor de María, quedó viuda en 1865 y ambas decidieron vivir juntas a partir de entonces en el domicilio familiar. Estaban bien respaldadas por un fuerte patrimonio y el salón de las dos hermanas Anne Feresse y María Deraismes quedó abierto por esas fechas y frecuentado por gente procedente de las ciencias, las artes, la política y la masonería.

Poco antes, Léon Richer, Venerable Maestro de la logia Mars et les Arts reconocía en 1864: “La mujer, persona humana, tiene derecho como el hombre al conocimiento de las verdades morales y filosóficas que nos liberan de los prejuicios religiosos; ella tiene derecho al desarrollo de sus facultades”. Y llegó a exclamar: “La iniciación masónica es no solamente un derecho para la mujer, sino un deber para nosotros”.

María Deraismes que se estaba haciendo portavoz de las reivindicaciones feministas, se hizo activista en la promoción de los Derechos de la Mujer y, en 1866, se afilió a la Société de la revendication des droits de la femme, una organización feminista de vanguardia en favor de la educación para las mujeres. Se comprometió abiertamente con Lèon Richer para colocar los jalones que debían conducir hasta la ciudadanía de pleno derecho para la mitad femenina de la especie. 

Mucho antes de que Simone de Bauvoir escribiese su célebre aseveración no se nace mujer: se llega a serlo, ella ya había explicado que ese ser mujer es producto de la educación diferencial de los géneros, además de una construcción social conformada para garantizar el privilegio masculino. Toda su obra es una defensa del estatus ontológico de igualdad que la sociedad y la cultura niega a las mujeres, y una denuncia constante del papel subsidiario que les ha sido impuesto. La inferioridad de las mujeres no es un hecho de la naturaleza, es un invento humano, es decir, una ficción social. (…) La mujer no es un ser auxiliar, subordinado; no es sólo un ser complementario, es un ser completo. Es la igual al hombre.

En su lucha feminista y después de publicar varios artículos en el "Nain Jaune" y en el "Grand Journal", se hace notar por su talento de polemista al reivindicar la emancipación de las mujeres y a petición de León Richer y Jules Labbé, toma la palabra en una conferencia organizada en el seno del Grand Orient De France. Después de esta continuará dando conferencias ante masones del Gran Oriente de Francia sobre la emancipación de la mujer, la moral, la educación, la historia y la literatura. 

En 1870 participa en la fusión de la Société de la revendication des droits de la femme con la L'Association pour le droit des femmes, que María había fundado junto con León Richer en 1869. En el seno de esta asociación se sostiene tenazmente el combate para que les sean otorgados a las mujeres los derechos civiles y políticos que la sociedad de aquella época les negaba.

Esta reivindicación no terminará, y María lo sabe, mientras las mujeres reciban una educación que las mantenga en la ignorancia y las coloque bajo la dependencia de los hombres. Para evitar esta injusticia, desarrolla una campaña a favor de la escuela laica, la única capaz, en su opinión, de hacer de la mujer un ser libre y "mayor de edad". La guerra de 1870 detuvo las conferencias que se prohibieron. La mala salud de María y sus crisis de enfisema, cada vez más violentas, le obligaron a abandonar París e instalarse en Bretaña.

Cuando la ley de 1881 permite a las mujeres ser directoras de periódico, María Deraismes, compra El Republicano de Seine-et-Oise para apoyar las candidaturas republicanas y al año siguiente fue iniciada masón en la Logia "Les Libres Penseurs" en Le Pecq, una pequeña villa al oeste de París. Fue la primera Mujer Masona, ícono de la equidad en la iniciación. María, a quien se vetaba trabajar en Logia y ella misma se mantenía prudentemente alejada para evitar el escándalo, explicaba mientras tanto en la sesión de apertura del Congreso Feminista de 1889 en París:

"Se prepara una gran revolución, la más grande, la más fecunda que se haya visto y se hará sin insurrección en la calle, sin barricadas, sin dinamita. Se hace en este momento en las conciencias, se hará pronto en las leyes. Para esto bastará restablecer la ley del orden (natural): que los dos factores de la humanidad sean igualitarios y no jerárquicos. Este es el precio del desarrollo continuo e indefinido del progreso de la humanidad".

Los organizadores del congreso dividieron el programa en cinco secciones: histórica, educativa, económica, moral y legislativa. Deliberadamente evitaron la discusión sobre el sufragio femenino, pero sí trataron muchos otros temas controvertidos, incluyendo la prostitución regulada desde el gobierno, la sindicalización y la relación de la guerra con la subordinación de las mujeres.

El  mismo año de su iniciación, quedó fundada “ La Liga Francesa por el derecho de las mujeres”, a la que ella venía contribuyendo. Le Droit des Femmes , el 5 noviembre de 1882 explicaba sus propósitos. No era un impulso exclusivamente femenino había hombres comprometidos en la misma causa: “Nuestros más eminentes pensadores, nuestros escritores más renombrados, nuestros hombres políticos más considerables, se pronuncian a favor de una pronta revisión de leyes restrictivas que ejercen un peso demasiado pesado sobre toda una mitad de la especie humana, particularmente sobre las esposas y sobre las madres” ... “El código hace de ella una menor y una incapacitada; las costumbres hacen casi una esclava. La aristocracia de sexo, no es más justificable que la aristocracia de sangre. Los prejuicios sobre la superioridad o inferioridad de los sexos están condenados a desaparecer, como han desaparecido los prejuicios de superioridad o inferioridad de las clases”.



Está situada en el sector de la III República en Francia que pone bases al laicismo e hizo también algunas apuestas hacia el socialismo. Mostró también su sensibilidad y compromiso por la educación y los derechos de la infancia en general. Los diferentes aspectos en que trabajó María Deraismes para la emancipación femenina, quedaron bien consignados en el Programa fundacional de la liga por el Derecho de las Mujeres.

*Identificación completa del hombre y de la mujer bajo el punto de vista de la posesión legal y del ejercicio de los derechos civiles en espera de la posesión legal y el ejercicio de los derechos políticos.
*Conservación por la mujer de la plenitud de estos derechos dentro del matrimonio. Nada de subordinación de la esposa al esposo; derecho de la madre igual al del padre.
*Restablecimiento del divorcio.
*Iniciación progresiva de la mujer a la vida cívica.
*La misma moral para ambos sexos.
*Abolición de la prostitución reglamentada por el Estado. Cierre inmediato de todas las casas de libertinaje; supresión de la policía impropiamente llamada policía de buenas costumbres (police des moeurs)
*Derecho absoluto para la mujer a desarrollar su inteligencia por el estudio, de cultivar su razón, de extender el círculo de sus conocimientos sin otros límites que los resultantes de sus aptitudes o de su voluntad.
*Libre acceso de las mujeres a todas las carreras para las que justifiquen igual nivel que los hombres y mediante exámenes semejantes, las capacidades y aptitudes necesarias.
*Aplicación rigurosa sin distinción de sexo de la fórmula económica: “A igual producción, igual salario”.

Durante once años, es una francmasona sin logia. Sin embargo no por eso renunció y continuó su combate público. En 1885, se convierte en presidenta de la federación de los grupos del Libre Pensamiento de Seine y Oise y en 1891 en vicepresidenta del primer congreso anticlerical de Francia.

Fue presidenta de la Federación de Librepensadores y creó, junto a Georges Martin, enérgico defensor de la integración de las mujeres en masonería, la Gran Logia Simbólica Escocesa de Francia, Le Droit Humain, en 1893, que años después se convertiría en la Orden Masónica Mixta Internacional Le Droit Humain.

La Grande Loge Symbolique Ecossaise "Le Droit Humain", establece la igualdad de los hombres y las mujeres, de la cual surgió más adelante la Orden Masónica Mixta Internacional "LE DROIT HUMAIN", cuyos frutos no pudo ver por mucho tiempo ni su evolución posterior. 

La víspera de su muerte, el 5 de Febrero de 1894, recibió una carta de gratitud de la Federación de los movimientos feministas, felicitándola por el resultado obtenido en el Senado el 19 de Enero a favor de las mujeres comerciantes. Los tribunales de comercio reconocían el derecho civil para las mujeres. María declara con una sonrisa a las amigas que la rodean: "Si, creo en la victoria, pero llega demasiado tarde para mi, veo que nuestras reivindicaciones llegan a buen fin. Parto con la idea consoladora de que no será demasiado largo. Pero permaneced unidas entre vosotras, el éxito depende de eso". Esta idea de unión fue su última preocupación y su última recomendación.

Murió el 6 de febrero de 1894, siendo sepultada en el cementerio de Montmartre. Sus obras completas se publicaron en 1895 y mucha información sobre su trabajo se puede encontrar en la Biblioteca Municipal Marguerite Durand en París. Para honrar su memoria, una calle de París lleva su nombre y se erigió una estatua en un parque pequeño. La plaza principal de la ciudad de St. Nazaire también fue nombrada en su honor.


María Deraismes ha quedado bien reconocida en la historia del feminismo dentro de una postura posibilista que estableció los fundamentos legales para la emancipación de la mujer como persona y la igualdad de derechos y oportunidades respecto al varón en todas las esferas de la vida pública. 

"Permaneced unidas, ayudaos, socorreos. Y no permitáis nunca que se rompa vuestra cadena de unión. Que el eslabón que va a romperse no sea causa de debilidad, y soldándole numerosos eslabones nuevos acrecentad la fuerza de la cadena. No olvidéis que la puerta del Templo debe permanecer abierta para nuestros hermanos y nuestras hermanas. La masonería que se ha practicado hasta ahora pertenece al pasado. Vosotras mis hermanas, practicad la masonería del futuro. Os dejo el Templo inacabado, buscad entre sus columnas el Derecho de la Humanidad".






Fuentes: International museum of women; Fundacion María Deraismes

No hay comentarios: