jueves, 11 de agosto de 2011

Mileva Marić.

Matemática brillante, fue la primera esposa de Albert Einstein. Subordinó todas sus aspiraciones y conocimientos matemáticos a los objetivos de quien se llevó el Premio Nobel de Física en 1921 por su “Teoría de la Relatividad” de la que aún hoy en día se discute si fue él su autor mayoritario o lo fue también esta mujer que permaneció a la sombra de su esposo.

Nació el 19 de diciembre de 1875, en el seno de una familia acomodada en Titel, en la provincia de Vojvodina, en aquel tiempo parte del Imperio Austrohúngaro, por lo que su familia era de origen serbio. Era la mayor de los tres hermanos Marić y  estuvo obligada a cojear por un defecto congénito en la cadera.

En 1886/7 empieza a estudiar en el colegio para chicas de Novi Sad. En 1888 cambia de colegio y se traslada al Instituto Secundario de Sremska Mitrovica, que contaba con un excelentísimo y óptimo laboratorio de física y química, graduándose en 1890 en matemáticas y física con el mejor promedio y siendo aceptada como estudiante privada en el Colegio Real de Zagrev donde recibe un permiso especial para atender las clases de física, ya que estaba reservado a los varones.

En el verano de 1896 estudia medicina durante un semestre en la Universidad de Zurich y en invierno comienza a estudiar matemáticas y física en el Instituto Politécnico donde conoció a Albert Einstein. Ella era la única mujer inscrita en matemáticas y fue la primera mujer que se licenció en física.

El año de 1900 fue un mal año para Mileva, ya que no consigue obtener el diploma para enseñar en el politécnico de Zurich y en 1901 queda embarazada de Albert Einstein. El tema del embarazo de Mileva se mantiene en secreto y más tarde abandona el politécnico de Zurich sin ningún certificado y no continúa su doctorado. En 1902 nace su hija Lieserl y se vio obligada a dar a luz a escondidas, su madre la deja al cuidado de una nodriza, según parece sufría de una discapacidad grave y se desconoce que fue de ella. 

Desde el nacimiento de su hija, se evidencia un cambio significativo en la relación de la pareja, pues si bien Einstein, que se encontraba trabajando como profesor en Schaffhausen y durante el embarazo en sus cartas aparecía como un padre expectante y entusiasmado, tras el nacimiento de la niña adoptaría una actitud distante y fría. No la volvió a mencionar en sus cartas y jamás fue a verla. La hija de Mileva y Einstein desaparece de la historia dos semanas después de su nacimiento y jamás ha vuelto a saberse nada de ella.

La relación entre ambos se resintió y Mileva no volvió a ser la misma, a pesar de lo cual, se casaron el 6 de enero de 1903. Einstein se volcó en su trabajo y Mileva colaboró con él, abandonando  la escuela para atender a la familia, y apoyando a su marido que trabajaba en la oficina de patentes de Suiza y en su tesis procurando también ingresos para la familia con la renta de cuartos a estudiantes porque el sueldo de Albert no alcanza para sufragar los gastos.

Su grado de participación en los descubrimientos del famoso científico fue muy grande y se ha discutido mucho al respecto habiendo quienes afirman que gran parte de la Teoría de la Relatividad se debe a Mileva. Lo cierto es que apoyó a Einstein en el desarrollo de sus investigaciones científicas, manteniendo una relación académica de intercambio intelectual y aportando siempre la parte de los cálculos matemáticos supliendo las carencias del científico provocadas por su dislexia.

Con el nacimiento de su tercer y último hijo, con problemas de salud mental, Mileva dedica más tiempo a su cuidado y la pareja empieza a distanciarse. Es entonces cuando Albert empieza a involucrarse con la prima de Mileva, Elsa, con la que mas tarde contraería matrimonio. La evolución del matrimonio Einstein-Mileva desde ese año hasta su divorcio en 1919, justo el año en que el físico se convirtió en una figura reverenciada a nivel mundial, fue el de distanciamiento, peleas, tratamiento vejatorio hacia su esposa..... como lo demuestran las cartas que el propio Einstein escribe a Elsa y donde dice que trataba a Mileva como "a una empleada a la que no puedo despedir. Tengo mi propio dormitorio y evito estar solo con ella. De esta manera puedo tolerar bastante bien el tener que vivir juntos". 

Cabe señalar que ya  antes de conocer a Mileva, Einsten  había dado muestras de un comportamiento ciertamente machista durante su relación con Marie Winteler, la hija de su casero. Bastó que ella le manifestara su entusiasmo por irse de maestra a Olsberg para que Albert la acusara de “querer acabar con su relación”, cosa que no le impidió seguirle enviando su ropa sucia para que se la lavara.

 Mileva y Einstein

Cuando su matrimonio empezó a tambalearse, Einstein estableció una serie de reglas que Mileva debía cumplir si esperaba quedarse a compartir la vida con el:

“A. Te encargarás de que: 1. mi ropa esté en orden, 2. que se me sirvan tres comidas regulares al día en mi habitación, 3. que mi dormitorio y mi estudio estén siempre en orden y que mi escritorio no sea tocado por nadie, excepto yo. B. Renunciarás a tus relaciones personales conmigo, excepto cuando éstas se requieran por apariencias sociales. En especial no solicitarás que: 1. me siente junto a ti en casa, 2. que salga o viaje contigo. C. Prometerás explícitamente observar los siguientes puntos cuanto estés en contacto conmigo: 1. no deberás esperar ninguna muestra de afecto mía ni me reprocharás por ello, 2. deberás responder de inmediato cuando te hable, 3. deberás abandonar de inmediato el dormitorio o el estudio y sin protestar cuanto te lo diga. D. Prometerás no denigrarme a los ojos de los niños, ya sea de palabra o de hecho.

En público, continuaron como una pareja modelo pero al final Mileva consiguió el divorcio en 1919 recibiendo el monto del Premio Nóbel ocho años después, y regresó a vivir a Zurich en forma modesta. Algunos historiadores señalan que Einstein le entregó el premio porque fue ella en realidad quien planteó las bases de la Teoría de la Relatividad y que Albert las desarrolló basándose esta teoría en la correspondencia que mantuvieron como novios y también por las declaraciones hechas por Mileva a una amiga acerca de que "acababan de terminar la Teoría que haría famoso a su marido".

Hasta entonces había realizado estudios e investigaciones acerca de la Teoría de la relatividad, números, cálculo diferencial e integral, funciones elípticas, teoría del calor y electrodinámica. Además se conservan varias cartas que se escribieron Mileva y Einstein cuando eran novios, en las que Einstein discute sus ideas  con Mileva, la trata como “colega” e incluso se refiere a “nuestra teoría”. Basándose en esa evidencia, algunos investigadores sostienen que las ideas esenciales de la “Teoría de la Relatividad” fueron de la señora Einstein, pero que ella prefirió sacrificar su carrera para beneficiar a su esposo, quien por su sexo tenía más posibilidades de conseguir un puesto académico.

A partir de estas evidencias, el investigador E. H. Walker concluyó que las ideas fundamentales de la teoría de la relatividad fueron de Mileva Maric, quien “ no concluyó la carrera dado que se hizo cargo del cuidado de los hijos: su primera hija murió al año y medio de edad; más tarde tuvieron dos hijos, uno con retraso mental, lo que desde luego exigió más cuidado de ella”. Así que él consiguió un puesto académico y tuvo el tiempo para concluir sus estudios y desde luego para desarrollar la teoría arrogándose todo el crédito

El solo hecho de sugerir un plagio o que el cerebro privilegiado masculino de Einstein no sea tal, sigue desatando polémica en la sociedad científica. John Stachel, por ejemplo, replicó de inmediato a Walker: “Si bien es encomiable rescatar la figura de Mileva de la oscuridad, la historia de Einstein explotando a su esposa y robando sus ideas suena más a película de Hollywood que a una evaluación seria de las evidencias”.



Hay quienes aportan otro dato: un físico ruso, fallecido en 1960, habría afirmado que, en su juventud, llegó a ver los artículos manuscritos de 1905, los cuales, según recordaba, estaban firmados Einstein-Mariti (el segundo apellido sería una versión en húngaro del serbio Maric). Sin embargo, esos manuscritos originales nunca han sido hallados.

Si bien no hay dudas de que Einstein discutía de física con su esposa, no se conserva ningún testimonio que permita valorar definitivamente la contribución de ésta, y también se especula con que Einstein pudo destruir las cartas comprometedoras. Ella siempre conservó las cartas que recibió de su esposo, pero no se conservan las cartas que ella escribió a Albert.  Lo que parece indiscutible es que Mileva Maric tuvo una influencia importante en la obra científica de Albert Einstein, aunque éste nunca le dio a ella el menor crédito en público. Mileva fue una mujer infravalorada en cuanto a reconocimientos, los cuales fueron protagonizados por su marido Albert Einstein, quien se llevó el Premio Nobel de Física en 1921 por su “Teoría de la Relatividad” de la que aún hoy en día se discute si fue él su autor mayoritario o lo fue también su mujer que permaneció a la sombra de su esposo.

Mileva murió el 4 de agosto de 1948 en Zurich en la más absoluta pobreza siendo sepultada en el cementerio de Northeim Friedhof de esa ciudad suiza donde quitaron su lápida por no pagar sus herederos los impuestos siendo traslada a una fosa común hasta que en 2004 una sociedad conmemorativa consiguió restituirle un lugar más digno, si bien la posteridad olvidó prácticamente a Mileva a favor de su famoso marido que se quedó con todos los honores de unas teorías que como poco fueron de ambos.

En 1994, la Universidad de Novi Sad estableció un premio para el mejor estudiante de matemáticas que lleva el nombre de Mileva Maric, y algunas escuelas en la norteña provincia de Voivodina, donde nació, también llevan el nombre de Mileva Maric.




"Veíamos a Mileva como a una diosa, tanto nos impresionaba sus conocimientos matemáticos y su genialidad. Los problemas matemáticos sencillos los resolvía mentalmente en un instante, y no tardaba más de dos días en aquellos que ocupaban varias semanas a los más hábiles especialistas. Y para resolverlos siempre encontraba vías originales y propias, las más cortas. Nosotros sabíamos que ella era la base sobre la que Albert se levantaba, que era famoso gracias a ella. Le resolvía todos los problemas matemáticos, en especial los concernientes a la teoría de la relatividad. Resultaba desconcertante lo buena matemática que era".
Dr. Ljubomir -Bata Dumic.





Fuentes: Wikipedia, Alejandro Mairena Morales

5 comentarios:

roojose dijo...

Esto es poco fiable, verificar porque le dieron el Nobel a Einstein es muy sencillo, nada tuvo que ver con la teoría de la relatividad. En eso Mileva no participo para nada, aunque Einstein siempre dijo que era una excelente compañera y mejor matemática que el. Ya esta bien de amañar la historia a vuestra conveniencia. Que molesta es tanta ideacion de perjuicio.

HYPATIA dijo...

¿ vuestra ?

Prouly dijo...

habla roojose que conocia personalmente a Einstein.....en fin, mejor no le digo nada.
A ti Hypatia decirte que es un gran trabajo, me ha sido muy útil.
Gracias!

HYPATIA dijo...

Gracias por tus palabras Prouly; es agradable ser disfrutar haciendo estas entradas y ademas ser útil.
Un abrazo

Anónimo dijo...

por asi desirlo, me entere del detras de camaras de la vida de Einstein, y q mileva a mi parecer fue la autora de la relatividad y mejor matematica...