domingo, 24 de junio de 2012

Maria Matilda Ogilvie Gordon. La geologa de los Dolomitas


Rechazada por ser mujer en la Universidad de Berlín, fue la primera doctora en Ciencias especializada en geología, botánica y zoología por la Universidad de Londres en 1893 y la de Munich en 1900. Siendo la geóloga más productiva de su época, estudió diversas áreas en los Dolomitas e investigó en el Tirol, en los Alpes entre Austria e Italia. En 1900 había publicado más de 19 artículos, muchos de ellos en alemán. Sin embargo, no fue hasta más tarde despues de muchos años de trabajo que recibió un reconocimiento a sus descubrimientos.


Maria Ogilvie nació el 30 de abril de 1864 en Monymusk, Aberdeenshire, siendo la hija mayor de pedagogo Ogilvie Rev. DA y María Matilde Nichol. Ella tenía cinco hermanos y dos hermanas y varios de los miembros de su familia eran educadores, y su hermano mayor también fue un científico, Francis Grant Ogilvie. Aunque la familia con ocho niños vivía en circunstancias modestas, los padres de María utiliza para buenos contactos con varias escuelas y colegios. Desde muy temprana edad María manifestó interés en la naturaleza, a menudo con sus hermanos mayores recorrieron las tierras altas de Escocia y dirigida por pequeñas excursiones geológicas.

Se educó en el Colegio de las Damas en Edimburgo, donde ingresa a los 9 años.  A los 18 años se fue a Londres a estudiar música, en la Royal Academy of Music, (donde estudió el piano), llegando a ser una pianista prometedora, pero ya en el primer año de su interés por la naturaleza se impuso y se decidió por una carrera en la ciencia y en 1890 se graduó en ciencias especializándose en geología, zoología y botánica, ganando una medalla de oro en zoología y anatomía comparada.

En ese momento, intentó entrar en la Universidad de Berlín, pero, a pesar de los esfuerzos de un amigo influyente, no pudo romper la barrera existente para las mujeres.  Se va a Munich, donde fue recibida por el eminente paleontólogo amigable Karl von Zittel (1839-1904) y el zoólogo Richard von Hertwig (1850-1927), en contraste con el mineralogista Pablo Heinrich von Groth (1843-1927) se negó a permitir que las mujeres jóvenes  entraran en su laboratorio. Maria Ogilvie no se le permitió inscribirse en un curso regular de estudios, incluso en Munich, la investigación se realizó como persona privada y para escuchar las conferencias que tuvo que sentarse en una habitación separada con las puertas medio abiertas.

En julio de 1891 la pareja von Richthofen la invitó a unirse a un viaje de 5 semanas a cerca de las montañas Dolomitas, visitando el Valle de Gröden.
Von Richthofen había realizado la cartografía geográfica de la región y le sugirió que investigara en detalle las áreas de St Cassian, Cortina d’Ampezzo y Schluderbach. Se fue ese mismo otoño y durante dos años realizo el trabajo de campo por un terreno complicado y difícil sin ningún tipo de ayuda ni de guías.

"Cuando comencé mi trabajo de campo, no estaba bajo el ojo de cualquier profesor. No había nadie que me incluya en su ronda de visitas oficiales entre los jóvenes geólogos en el campo, y someter mis mapas y secciones de duras críticas en el el suelo. La falta de supervisión en el principio fue, sin duda, un serio obstáculo. "

(Gordon Ogilvie 1932)

Durante dos veranos subió, subió y estudió diversas áreas en los Dolomitas y dio instrucciones a los coleccionistas locales para registrar cuidadosamente y describir sus yacimientos de fósiles.

Perfil del Paisaje del macizo de Langkofel-después de un dibujo de Gordon y PIA (1939): "Zur Geologie Langkofelgruppe der in den Südtiroler Dolomiten".

En 1900 regresó a Munich, convirtiéndose en la primera mujer en obtener un doctorado en la Universidad local. Como agradecimiento a su antiguo mentor, el paleontólogo von Zittel, tradujo su extensa investigación alemana sobre el "und Geschichte der Geologie Palaeontologie" al Inglés como "La Historia de la Geología y Paleontología".
Su estudio de los estratos de Wengen y St Cassian formó la base de su tesis y fue publicado en el Quarterly Journal of the Geological Society en 1893. En 1894 publicó un estudio sobre los corales fósiles de los Dolomitas y, tres años más tarde dos monografías con los resultados de su trabajo sobre corales fósiles y actuales. 

Von Richthofen explicaba la irregular disposición de las dolomitas triásicas del sur del Tirol en términos de la teoría darwiniana de los atolones de coral. Sin perder su amistad, Ogilvie Gordon cuestionó esta interpretación y sugirió que la mayoría de las irregularidades eran atribuibles a los complejos y hasta la fecha no reconocidos plegamientos cortados por intrusiones. Estas ideas se desarrollaron a lo largo de una larga serie de artículos que publicó en revistas británicas y austriacas en un periodo de cuarenta años desde finales de 1890.



Hizo un compendio de los resultados de sus primeros veinte años de trabajo y lo publicó como una completa monografía de dos volúmenes de la estratigrafía tectónica y paleontología del sur del Tirol. La monografía fue descrita como “un monumento en el campo de la geología alpina” sin la que nadie puede empezar a trabajar en la región. Su mayor resultado fue la demostración de la existencia de dos series de movimientos tectónicos, que ocurren en periodos diferentes y que actúan en direcciones distintas. Una segunda monografía, su guía geológica del oeste de las Dolomitas Geologisches Wanderbuch der westlichen Dolomiten, apareció en 1928.

Ese mismo año, la Universidad de Innsbruck le otorgó el diploma de miembro honorario en reconocimiento por su trabajo en el Tirol, y la sociedad Geological Survey of Austria la nombró miembro honorario. Cuatro años más tarde (1932), la Geological Society de Londres le otorgó la Medalla Lyell.

Publicó más de treinta trabajos originales y su traducción y resumen de La historia de la Geología y Paleontología de Von Zittel (1901) fue otra importante contribución al campo. 

A lo largo de su vida, Maria Ogilvie Gordon fue dolorosamente consciente de la falta de interés de los geólogos británicos sobre su investigación, y desde 1907 publicó la mayor parte de sus estudios en revistas en alemán. En una carta de 1929 a su amigo y colega austriaco Julius Pia ella dijo,

 “en mi propio país no valgo nada. Estoy hecha para sentirme una completa extranjera” Atribuyó su Medalla Lyell “enteramente al generoso tratamiento que previamente me ha dado tu Sociedad Geológica”. 



Pia apuntó, sin embargo, que aunque ella estaba en lo cierto, la razón para su aislamiento profesional en su país era que los geólogos británicos no estaban suficientemente familiarizados con los Dolomitas para apreciar su trabajo. A pesar de su infelicidad y de su aislamiento, pudo escribir en 1937, dos años antes de su muerte: “...pero el trabajo era un disfrute y miro atrás los días de descubrimientos expectantes en cualquier esquina como mi época más feliz”.

Con 19 artículos publicados antes de 1900, fue la geóloga de campo más productiva del siglo XIX. Persona de una energía y ambición excepcionales, tuvo que luchar contra la oposición que le llegaba de varios frentes, familia, universidades y círculos científicos. 

En 1895 se casó con John Gordon, un médico de Aberdeen y tuvieron dos hijas y un hijo. Desde que se casó, buscó tiempo no sólo para su familia y su investigación, sino también para trabajar en grupos de acción de mujeres. 


Cuando su marido murió en 1919, se trasladó a Londres, donde tomó parte de actividades políticas. Se convirtió en miembro activo del Partido Liberal, y la primera mujer que presidió un tribunal de un distrito en Londres y fue también presidenta de honor de la Asociación Nacional de la Mujer. Se convirtió en presidenta del Consejo Nacional de Mujeres de Gran Bretaña e Irlanda en 1916 (más tarde vicepresidenta del Consejo Internacional de la Mujer).

Jugó un papel muy importante en las negociaciones posteriores a la Primera Guerra Mundial en el Consejo para la Representación de la Mujer en la Sociedad de Naciones. Por todo este trabajo, fue galardonada por del rey Jorge V y, en recompensa por haber sacrificado su carrera, recibió su DBE en 1932 y fue nombrada Dame en 1935 por su actividad a favor de los derechos de la mujer y de los niños y niñas. Falleció el 24 de junio de 1939.








Fuentes: wikipedia; Wachtler, M. y Burek, C.V. (2007): María Matilde Ogilvie Gordon (1864-1939): un investigador escocés en los Alpes. En Burek, CV & Higgs, B. (eds.): El Papel de la Mujer en la Historia de la Geología. Sociedad Geológica: 305-317

1 comentario:

BRUXINA dijo...

cuantas mujeres grandes en tu blog, y en el mundo ♥