viernes, 31 de octubre de 2014

JOAN VIOLET ROBINSON



Joan Violet Robinson. Nunca le dieron el Premio Nobel lo que ha sido considerado por muchas personas uno de los más tristes e injustos tratos deliberadamente discriminatorios.








Joan Violet Robinson nació en Surrey, Reino Unido, el 31 de octubre de 1903, de padre militar, el Major-General Sir Frederick Barton Maurice y, en 1925, después de graduarse en Económicas en la universidad de Cambridge, se casó con el también economista de la misma universidad, Austin Robinson. Joan Robinson siguió con sus estudios hasta 1935, cuando la nombraron profesora de economía en la misma universidad donde desarrolló toda su carrera académica en distintos puestos si bien no llegó a ser catedrática hasta 1965.

Participante del "Circus" de John Maynard Keynes en la década de los treinta y cuarenta. En las décadas siguientes, tras la muerte de Keynes, Robinson formó parte de la denominada escuela postkeynesiana de Cambridge, Inglaterra. Constituye un paradigma de economista heterodoxa, ya que sus teorizaciones reunieron elementos de las más diversas escuelas oponiéndose generalmente a las distintas ortodoxias dominantes en la economía a medida que transcurría el siglo XX.

Sus primeros aportes en economía fueron en el área de la competencia imperfecta, oponiendo una variante a la tradición neoclásica-marshalliana que dicotomizaba la economía en la competencia perfecta o el monopolio absoluto. Robinson participó como colaboradora en la obra máxima de Keynes publicada en 1936: la Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero recibiendo el reconocimiento del autor en el prólogo de la obra. En 1942 publicó un ensayo sobre economía marxista intentando rescatar los aspectos conceptuales, puramente económicos, de la obra de Karl Marx desligándose de dogmatismos que impedían realizar una lectura académica de El Capital. Más tarde concentra su atención en problemas metodológicos.









Durante la segunda guerra mundial participó en varios comités administrativos del gobierno británico y también viajó a Rusia y a China. Estos viajes provocaron su interés en las economías en desarrollo.
Con el paso de los años, sus sensibilidades políticas fueron cada vez más hacia la izquierda hasta el punto de que expresó su admiración por la China de Mao, incluyendo alabando la Gran Revolución Cultural Proletaria, y también Corea del Norte.

En 1975, muchos esperaban que Joan Robinson sería la ganadora del Premio Nobel de Economía de ese año pero se especuló que sus opiniones políticas influyeron para impedir ese premio. Nunca le dieron el Premio Nobel lo que ha sido considerado uno de los más tristes e injustos tratos deliberadamente discriminatorios.

Quizá sus aportes más reconocidos vinieron de su trabajo en la teoría del capital y del crecimiento económico en las décadas de cincuenta y sesenta. No aceptó la teoría neoclásica del capital, la cual había sido adoptada por los economistas de la Síntesis Clásico-Keynesiana con Robert Solow y Paul Samuelson a la cabeza. Protagonizó con dichos economistas la llamada Controversia entre las dos Cambridges en relación a la teoría del capital y sus implicaciones para la teoría del crecimiento.

No hay comentarios: