viernes, 31 de octubre de 2014

La Voisin


La bruja, Catherine Deshayes


Muchas han sido las mujeres que a lo largo de la historia han sido condenadas por brujas. En la Francia del Rey Sol, se vivió uno de los episodios más oscuros de la historia de la brujería, un capítulo definido como el “Asunto de los venenos”. Más de 300 personas, muchas de ellas de alta alcurnia, demasiado cercanas al rey, fueron inculpadas, por cómplices, hacedores o impulsores de las más terribles actividades brujeriles. Una mujer, imperturbable, fue detenida a las puertas de una iglesia. Conocida como la Voisin, fue quemada vida por sus reiteradas actividades lucrativas relacionadas con embrujos, elixires, ritos de magia negra, asesinatos y envenenamientos.




De Catherine Deshayes, nacida en Francia en 1640, poco o nada se sabe sobre sus orígenes. La historia la encuentra casada con un joyero llamado Antoine Monvoisin, con el que tuvo al menos una hija, Marie-Marguerite Monvoisin, quien tendría también un papel destacado en el asunto de los venenos.

Parece ser que Catherine inició sus actividades como curandera tras la ruina de la joyería de su marido. Sostuvo la economía familiar con la lectura del futuro a partir de los rasgos faciales y de las manos. Pero la fama de Catherine se fue extendiendo a medida que sus sortilegios y embrujos parecían surtir el efecto deseado. Sus conocimientos de medicina y de hierbas y ungüentos la hicieron famosa hasta el punto de que un reguero de mujeres y hombres acudían diariamente en petición de ayuda.

Sus métodos pronto derivaron en extrañas fórmulas que hacían desaparecer en incomprensibles circunstancias a aquellos que amargaban la vida de sus desesperadas clientas, porque ellas, las mujeres de la alta nobleza, se convirtieron en las más asiduas visitantes del extraño hogar de la Voisin.



Al principio pedía a sus clientes cosas muy inofensivas, como que acudieran a la iglesia de algún determinado santo. Luego comenzó a vender amuletos y a recomendar prácticas mágicas, y finalmente se dedicó a la venta de afrodisíacos y venenos. Recibía en una habitación oscura, con una vestimenta de terciopelo púrpura bordeada de armiño sobre la que lucía doscientas águilas bordadas con hijo de oro.

A pesar de no haber dejado nunca de mostrarse como una mujer devota que seguía asistiendo a los servicios religiosos en Notre Dame de Bonne Nouvelle, La Voisin acabó por organizar también misas negras. En ellas se utilizaba como altar el cuerpo desnudo de una de las mujeres suplicantes, y, si esto no fuera posible, se llevaban prostitutas a tal fin. Un acólito vestido de negro se acercaba a colocarle una vela negra en cada una de las manos. Entonces aparecía el sacerdote oficiante y depositaba sobre el estómago de la mujer el cáliz destinado a recoger la sangre del sacrificio. Tras besar su cuerpo, comenzaba la ceremonia en la que se utilizaba un libro de oraciones encuadernado con piel humana y orina en lugar de agua bendita. Completado el ritual, se procedía a la ofrenda. El sacerdote extendía sus brazos para recibir al recién nacido, que le era entregado por el acólito vestido de negro. Invocaba entonces a Astaroth y Asmodeus y les pedía que aceptaran el sacrificio y concedieran a cambio las peticiones de los suplicantes presentes.

Los bebés entregados para el sacrificio costaban demasiado dinero, pero Catherine encontró el modo de economizar fundando un hogar para madres solteras. Allí las libraba de la incómoda responsabilidad de hacerse cargo de un niño no deseado, y todo de manera gratuita para las mujeres que no disponían de medios. Las facturas que presentaba a las de clase acomodada eran lo bastante abultadas para cubrir los gastos de toda la institución.

Pero Catherine no era un caso aislado en la Francia del siglo XVII. Las misteriosas muertes por envenenamiento o intoxicación que se sucedían en París en aquellos tiempos hicieron sospechar a la policía de que aquello no podía ser obra de una sola persona ni fruto de la casualidad. El 8 de marzo de 1679, Luis XIV ordenaba la creación de una corte especial conocida como al Chambre Ardente y dirigida por el teniente Nicolas de La Reyne, que intentara dilucidar aquellos supuestos y extraños crímenes.

Tras unas cuantas detenciones, le tocó el turno a La Voisin. En 1679, tras asistir a la misa del domingo, Catherine fue detenida. La Reyne sospechó de ella al encontrar en su casa de la rue Beauregard un pabellón con las paredes tapizadas de negro y un altar decorado con una cruz y velas negras.

La detención de Catherine, junto con Marie Bosse y Adam Coeuret, daría un giro a la investigación. Acusándose unos a otros, “confesaron haber hecho abortar a un número elevadísimo de mujeres, haber envenenado por encargo a diversas personas, haber practicado magia negra y haber organizado ritos satánicos y misas sacrílegas en el curso de las cuales se sacrificaba recién nacidos”.

Durante el proceso de Catherine, nombres cercados a la corte del rey provocaron aún más problemas a los investigadores. Uno de esos nombres era el de la favorita del rey, Madame de Montespan, quien, según La Voisin, había sido cómplice de sus actividades demoníacas en más de una ocasión.


El final de Catherine estaba claro. Fue condenada a ser quemada viva. El 22 de febrero de 1680, el castigo se cumplió en la plaza de la Grève a manos de un verdugo que muchos afirmaron que había sido su propio amante.

La muerte de la Voisin desató de repente la lengua de los demás acusados. Muchos de ellos volvieron a nombrar a la favorita real. Luis XIV intentó sin éxito quemar todas las pruebas inculpatorias contra su favorita. Cuando en 1682 se disolvía la Cámara Ardiente, habían sido encarceladas o ejecutadas todas aquellas personas que mencionaron en algún momento del proceso el nombre de Athenaïs de Montespan.

Catherine Deshayes fue uno de los más de 300 nombres incluidos en el vergonzoso asunto de los venenos, aunque fue quizás el nombre más conocido, no en vano “quedó su legendario recuerdo como reina de las brujas”  
______

Fuentes: Wikipedia; MUJERES EN LA HISTORIA

No hay comentarios: